Rociar a la gente con cloro o alcohol no mata el coronavirus, asegura experta

0
164

Como su nombre lo indica, “Medidas contra Covid-19: Uso del cloro y el catión amónico cuaternario en los seres humanos y el medio ambiente”, de la autora Claudia Lasprilla Pina, puede resultar tan fatal, como la pandemia del coronavirus, que tiene en vilo al mundo. A continuación el artículo de la autora.

La manera en que ciertas medidas no se están aplicando correctamente y afectan a la salud humana y al medio ambiente.

Desde que el nuevo coronavirus fue declarado pandemia por la OMS, hemos estado más conectados que nunca en el mundo, compartiendo prácticas de medidas en términos de cierre de emergencia, distanciamiento social, limpieza y desinfección, y tratamiento del virus.

En este caso, me gustaría abordar el uso del cloro y el catión amónico cuaternario como desinfectantes en los seres humanos. Ciertos países han implementado medidas que están fuera de proporción, desde rociar una mezcla de cualquiera de estos químicos con agua a las personas cuando salen de los supermercados, caminan por las aceras, regresan a sus ciudades, a helicópteros y autos esparciéndolo alrededor de las comunidades y por encima de nuestras casas y campos abiertos.

La OMS estableció claramente que «rociar todo el cuerpo con alcohol o cloro NO sirve para matar los virus que ya han entrado en el organismo». De hecho, añaden: «pulverizar estas sustancias puede dañar las mucosas (es decir, los ojos, la boca, etc.) y la ropa”.

Lamentablemente, esta medida no es nueva, de hecho, la fumigación con cloro fue bastante usada durante la epidemia del Ébola en África. Diferentes estudios derivados después de ella, pidieron que se prohibiera esta práctica, ya que las personas que entraron en contacto o se expusieron a la fumigación, resultaron con graves efectos a la salud.

Entonces, ¿por qué seguimos encontrando medidas como estas en todo el mundo para luchar contra el Covid-19?

LOS PRODUCTOS QUÍMICOS Y SUS EFECTOS

En pocas palabras, el cloro (Cl) es el principio más activo de los productos cuyo principal ingrediente es el hipoclorito de sodio, comúnmente utilizado como desinfectante o agente blanqueador. Mientras que el amonio cuaternario (NR4+) son sales artificiales, que como el cloro se pueden encontrar en la mayoría de los desinfectantes utilizados hoy en día.

SALUD HUMANA

Ambas sustancias químicas producen peligros similares para la salud humana: asma, irritación de la piel y los ojos, son corrosivos para la nariz, la garganta y el tracto respiratorio. Otros efectos del contacto con cualquiera de estas sustancias químicas pueden ser náuseas, vómitos, convulsiones y, en algunos casos graves, incluso la muerte.

Los efectos negativos específicos del amonio cuaternario son una inhibición de la capacidad de las mitocondrias para proporcionar energía para la función celular, y una limitación en la acción de los estrógenos, afectando así al sistema reproductivo.

Por otro lado, el cloro tiene propiedades corrocivas y en algunos casos, cuando se mezcla con otros productos, produce humos tóxicos.

MEDIO AMBIENTE

Hay diferentes factores que alteran la eficacia de estos productos químicos, como la alta concentración de materia orgánica, los niveles de pH, las proteínas naturales, la temperatura, la luz solar y el amoníaco.

El cloro y el amonio cuaternario pueden dirigirse a nuestros acuíferos, reservas de agua y suelo, contaminando nuestro medio ambiente. Específicamente el amonio cuaternario no se degrada fácilmente y puede permanecer en el medio ambiente hasta 5 años. De hecho, varios estudios afirmaron que la presencia de amonio cuaternario contribuirá a la resistencia a los antibióticos en las bacterias.

Mientras que, la fumigación de cloro desde los aviones puede hacer que reaccione este con la materia orgánica, formando compuestos clorados cancerígenos como los trihalometanos. En otras palabras, puede causar cáncer.

CÓMO UTILIZAR LAS RECOMENDACIONES
Las recomendaciones sobre el uso de estas dos sustancias químicas son:
La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos anunció el cloro y el amonio cuaternario como desinfectantes aprobados para ser usados en SUPERFICIES no en HUMANOS al combatir el COVID-19. De hecho, las personas deben permanecer alejadas durante la aplicación de estos productos químicos.

Limpiar las superficies antes de ser desinfectadas, y después de que el tiempo de contacto indicado haya pasado. De esta manera, la materia orgánica no inhibiría el efecto desinfectante. Las superficies no se dañarán y, lo que es más preparan y manipulan: guantes, protección ocular y mascarillas.

Las personas que lleven a cabo procesos de desinfección con estos dos productos químicos deben observar medidas de protección mientras los preparan y manipulan: guantes, protección ocular y mascarillas.

Las personas que manipulan estos productos químicos deben lavarse las manos con abundante agua y jabón para evitar cualquier reacción de la piel.

Las personas que manipulan los productos químicos deben entender claramente los efectos del desinfectante en ellos y en otros.

¿QUÉ OTRAS OPCIONES EXISTEN?
Para limpieza de superficies el alcohol y el ácido cítrico son algunas de las opciones que la EPA ha proporcionado para combatir el nuevo coronavirus y su efecto sobre la salud humana y el medio ambiente es menor. Solo es importante tener en cuenta que algunos productos que tienen ácido cítrico también incluyen un porcentaje de amonio cuaternario o cloro en sus ingredientes, así que intente comprar uno con solo ácido cítrico.