Como usar el jengibre para bajar el abdomen rápido mientras duermes

0
158

Jugos con jengibre para bajar el abdomen rápido.

Hablar de jengibre es tratar de una “bomba” de beneficios.  Parte de la familia de las zingiberáceas, el tallo de esta planta además de dar sabor es efectiva en el tratamiento de problemas digestivos y dolor menstrual. Sin embargo, donde más se ha explotado y explorado sus cualidades es en la pérdida de peso.

El efecto del jengibre para ayudarte a bajar de peso se encuentra en sus propiedades antiinflamatorias y térmicas. Además, y de acuerdo a un estudio publicado en la National Library of Medicine, promueve la sensación de saciedad y aceleran el metabolismo sin alterar la producción hormonal.

Si no te gusta el sabor de este alimento puedes optar por algún licuado o jugo con jengibre para bajar el abdomen rápido.

Si quieres saber cómo se toma el jengibre para bajar esas libras de más, a continuación te presentamos algunas de las opciones a tener en cuenta.

1. Té de jengibre

El té de jengibre es una de las mejores formas de aprovechar todos los beneficios que se le atribuyen a dicha raíz. Es reconfortante, económico y muy fácil de hacer. Se puede preparar tanto con el jengibre fresco como con jengibre molido, pero lo más recomendable es utilizar el rizoma en su estado natural para obtener una infusión más potente.

Preparando el té de jengibre para adelgazar

  • Pon a hervir 1 taza de agua, o simplemente calienta el agua en un microondas durante 2 minutos.
  • Mientras tanto, corta un trozo de raíz (que tenga el grosor aproximado de un dedo), retírale la piel raspando con una cuchara y córtalo en rebanadas muy finas.
  • Una vez que el agua haya hervido, agrégale las rodajas de jengibre y deja reposar durante 5-10 minutos para que se liberen todos los compuestos y aceites naturales.
  • Pasado ese tiempo, toma la infusión mientras aún esté tibia. Puedes agregar unas gotas de stevia u otro edulcorante no calórico para endulzar, pero no es necesario.

En general, se recomienda tomarlo 3 veces al día, comenzando en ayunas y repitiendo antes o después de las comidas, especialmente por la noche. Esto ayuda a acelerar el metabolismo, tener mejores digestiones, mantener la sensación de saciedad por más tiempo y quemar mayor cantidad de grasas a largo plazo.

2. Agua de jengibre

El agua de jengibre es una variante similar al té, pero se prepara de manera diferente. La receta más común consiste en hervir 1 litro de agua, retirar del fuego, agregar 10 o 12 rebanadas finas de jengibre fresco pelado y cubrir el recipiente para dejar reposar durante 10-15 minutos. Una vez que el agua se haya infusionado con los compuestos del jengibre, se debe colar (desechar las rodajas) y reservar para tomar tibia o fría.

Otro modo de preparación incluso más sencillo consiste en colocar las rodajas de jengibre pelado dentro de 1 litro de agua a temperatura ambiente para dejar reposar durante toda la noche; el agua de jengibre estará lista para beber a la mañana siguiente, una vez que se haya colado.

Dependiendo de las proporciones utilizadas, el agua resultante puede ser más o menos intensa. Se puede beber varias veces al día antes y después de las comidas, pero si el sabor es fuerte, lo mejor será no exceder la dosis de los 3 vasos diarios (de 8 onzas). Teniendo en cuenta que el objetivo es adelgazar, no se recomienda agregarle ningún tipo de edulcorante que pueda aportar calorías adicionales.

El agua de jengibre es una buena alternativa para mantenerse hidratado, elevar los niveles de energía, desintoxicar el organismo, evitar la hinchazón en el abdomen y promover la quema de grasas mientras realizamos las tareas del día a día. Si padeces de alguna condición, consulta a tu médico antes de aplicar este remedio. Así mismo, suspende su uso si notas cualquier síntoma anormal, como irritación estomacal, diarrea, ardor en la boca, etc.

3. Jengibre molido

El jengibre molido o en polvo no es más que la raíz que se ha sometido a un proceso de secado y pulverización. Es otra forma común de consumir el jengibre para rebajar, que suele estar ampliamente disponible en tiendas naturistas y supermercados. De hecho, el jengibre molido suele ser la base para hacer otras preparaciones, por ejemplo el té, las cápsulas y las pastillas de jengibre.

Sin embargo, existe una vía más versátil y divertida de consumirlo: las comidas. El polvo de jengibre es una especia excelente para condimentar carnes, pescados, mariscos, sopas, ensaladas, e incluso para hacer galletas y caramelos. Incluirlo en la dieta te ayudará a:

  • Aumentar la saciedad. Cuando no te sientes saciado después de comer, es más probable que sigas comiendo. Un estudio realizado en 2012 informó que los sujetos que consumieron 2 gramos de polvo de jengibre seco con su desayuno habían experimentado una mayor sensación de saciedad 3 horas más tarde que aquellos que no lo consumieron.
  • Mejorar la absorción de la grasa en los alimentos. Esto es, sin dudas, un gran beneficio para adelgazar. Cuando comes grasa, tu cuerpo almacena el exceso de lípidos dentro de las células grasas, haciendo que estas se expandan. Según un estudio 5 publicado en El Diario de la Ciencia de la Alimentación y la Agricultura, consumir jengibre molido puede estimular la actividad pancreática y aumenta la producción de sales biliares, resultando en una menor absorción de grasas cuando ingerimos los alimentos. Algunos investigadores aseguran que el jengibre también favorece la digestión de los carbohidratos.

Un detalle importante a tener en cuenta cuando se usa el jengibre para adelgazar es no exceder la cantidad total que se recomienda en un día, especialmente cuando se toma en diferentes preparaciones. Si bebes té de jengibre y además usas jengibre molido para condimentar, asegúrate de no sobrepasar la dosis total de 4 gramos diarios.

4. Cápsulas de jengibre

Podría decirse que las cápsulas y pastillas de jengibre son la alternativa más cómoda para obtener los efectos adelgazantes de dicho rizoma. Sin lugar a dudas resultan muy convenientes; son fáciles de llevar a cualquier sitio, no requieren ningún tipo de preparación y ayudan a controlar la dosis que tomamos.

El principal ingrediente de estas cápsulas y pastillas suele ser el jengibre molido. La dosis estándar que indican la mayoría de los fabricantes es de 2 cápsulas al día, cada una de ellas aportando 550 mg de jengibre. Sin embargo, también es posible encontrar concentraciones menores, o mucho más altas, por ejemplo de 1.100 mg por cápsula.

Antes de buscar un suplemento de jengibre para favorecer la pérdida de peso es muy importante que tengas en cuenta los siguientes aspectos:

  • No todos los productos de raíz de jengibre son iguales. Lo mejor es comprar un suplemento de una marca confiable, reconocida y cuyo único ingrediente sea el jengibre en polvo, preferiblemente que provenga de una fuente orgánica.
  • Sea cual sea la concentración de las cápsulas, asegúrate de no tomar una cantidad que exceda los 4 gramos de jengibre al día. Generalmente los fabricantes tienen esto en cuenta, así que presta atención a las indicaciones del envase para conocer la dosis, el horario adecuado y posibles efectos secundarios.
  • Aunque se trate de un suplemento natural, el jengibre en cápsulas puede interferir con algunos medicamentos recetados. Consulta a tu médico antes de tomarlo si ya estás bajo tratamiento.

5. Crema de jengibre para adelgazar

Una forma innovadora de usar el jengibre para adelgazar, específicamente para reducir las medidas del vientre, es la crema o mascarilla de jengibre. En este caso no se trata de una preparación para consumir, sino para aplicar sobre la piel. Muchas personas afirman que, si se combina con una dieta equilibrada y el ejercicio físico regular, esta crema puede ser muy efectiva para acelerar la quema de grasas en la barriga. Si quieres saber cómo se prepara, visita Crema Reductora de Jengibre: Usos, Preparación y Contraindicaciones.