Vigilarán si políticos hondureños cumplen medidas de bioseguridad en campañas

0
28

Ante la mirada atenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) y del Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (Sinager) los políticos continuarán este sábado con sus actividades bajo un protocolo de bioseguridad.

Este plan sanitario, que ya fue concertado con el organismo electoral, prohíbe a
los aspirantes a cargos de elección reunir a más de 50 personas en lugares
cerrados y si son abiertos, deben mantener una distancia entre 1.5 y dos metros.

Todos tienen que usar mascarillas, incluyendo los que pronuncian discursos
desde las tarimas y nada de saludos, besos, abrazos y mucho menos fotos; se
trata de hacer una sabia combinación entre el uso de los derechos políticos, la
salud y el derecho a conservar la vida.

A los políticos no se les permitirá la contratación de buses para movilizarlos
repletos de pasajeros y si lo hacen solo podrán utilizar el 50 por ciento de su
capacidad y deben ir distanciados entre los asientos.

Los movimientos que no cumplan se les aplicará las normas de Sinager mientras el CNE
evaluará si andan pidiendo el voto, haciendo proselitismo, actividades que no están
autorizadas, recordó el consejero Kelvin Aguirre.

En cada lugar donde se realicen reuniones tiene que haber agua y jabón para lavarse las manos y si es necesario gel antibacterial, recomendó el médico Cándido Mejía.

Como lo están haciendo las familias hondureñas que destinan un presupuesto
para la bioseguridad, los políticos deben estar conscientes que deben invertir en
este campo para atraer simpatías de cara a las elecciones primarias, según
entendidos en la materia.

Carlos Cordero, extitular de la Comisión Permanente de Contingencias
(Copeco), dijo que en el marco de los objetivos de Sinager los políticos serán
capacitados para que salvaguarden su salud y la de sus simpatizantes.

Pero también “es importante que se le haga conciencia a la población en primer
lugar” sobre la necesidad de protegerse si quiere a acudir a un evento.
Cordero dijo que los movimientos que se preparan para las undécimas elecciones
primarias e internas deben tener una planificación para movilizar a la gente y
cómo debe entrar a un sitio cerrado o abierto.