Gabriela Castellanos: Contrato “llave en mano” es para librarse de toda responsabilidad penal

0
54

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) entregó a la ciudadanía un análisis del “contrato llave en mano” bajo el cual llegaron al país los hospitales móviles al país; donde identifica que el mismo ha sido incumplido y se ha convertido en un discurso para liberarse de toda responsabilidad penal.

Un contrato llave en mano para obra pública es aquel que se acuerda con un contratista y en el que éste se compromete a encargarse de todos o la mayoría de los trámites precisos para realizar una obra, a cambio de un precio cerrado global y en un plazo determinado de tiempo.

La empresa contratada se encarga de definir y llevar a cabo el proyecto de obra y los documentos técnicos necesarios para la ejecución de las obras, solicitar las licencias municipales, subcontratar las distintas unidades de obra, elegir las soluciones constructivas que se planteen y los distintos materiales a emplear y por supuesto de ejecutar las obras hasta su completa finalización.

Este tipo de contratación resulta más costosa de lo habitual, ya que libera al propietario de todas aquellas tareas tediosas e incómodas que suelen hacerse bastante complicadas, especialmente para aquellos que no son profesionales y no están acostumbrados a realizarlas; esto, sin embargo, no le da carta blanca al contratista para actuar libremente, sino que en la práctica el propietario suele implicarse bastante en la toma de decisiones.

En el amplio informe, el CNA menciona que la suscripción de un contrato de llave en mano en Honduras es una práctica que tiende a ser inusual, es por ello que por su naturaleza es denominado comúnmente como un contrato innominado, ya que este no nace de nuestro Código de Comercio, únicamente se contempla en la Ley de Contratación del Estado de Honduras, específicamente en el artículo 64.

Este artículo hace referencia a los contratos de obra pública y en su segundo párrafo hace mención del tipo de contrato objeto de estudio, en donde hace alusión a que: el contratista se obliga a proporcionar mediante un único contrato, todos o algunos de los siguientes elementos: Los diseños técnicos, servicios de ingeniería, financiamiento, construcción, así como, en su caso el terreno necesario o el suministro e instalación de plantas, equipos y otros similares, incorporadas a la obra.

El 24 de julio del presente año, Inversiones Estratégicas de Honduras (Invest-H) emitió un comunicado relacionado a la situación actual de los dos hospitales móviles que se encuentran en las instalaciones de la Operadora Portuaria Centroamericana (OPC), donde el Ministerio Público acompañado de su Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) se encontraban efectuando una inspección exhaustiva de los módulos hospitalarios originarios de Turquía.

En este comunicado, Invest-H hace referencia a que los hospitales de aislamiento móviles en inspección son un producto que el proveedor debe entregar bajo el concepto llave en mano por lo cual deberá integrarlo con equipo totalmente nuevo, condición que es verificable al momento de la recepción.

En ese sentido, el CNA señala que de los siete elementos exigidos por la LCE con relación a los contratos de llave en mano, cinco no se cumplen por parte del Contratista, ya sea en su totalidad o parcialmente.

Estos cinco elementos son: servicios de ingeniería, financiamiento, construcción, terreno necesario y equipos u otros similares.

“Sumado a lo antes descrito, existen otros elementos dentro de la adquisición de estos hospitales de aislamiento móviles, que sustentan el objeto del presente análisis, en el sentido que Invest-H utiliza erróneamente el termino de llave en mano debido a que en ningún momento la Administración Pública se ha visto favorecida por los beneficios de la modalidad de este tipo de contrato”, dice parte del informe.

El primer elemento destacado que utiliza el CNA para respaldar lo anterior, es el hecho que Honduras tuvo que encargarse de la nacionalización de la mercancía (hospitales móviles) cuando esto debió correr por cuenta del Contratista; es decir, la Administración Aduanera de Honduras fue la encargada de realizar la declaración de oficio, ahorrándole aproximadamente unos doce millones de lempiras (L 12,000,000.00) al contratista, quien estaba obligado, si tratase como manifiesta Invest-H de un contrato llave en mano, a tramitar como un cliente común con cualquier agencia aduanera para la elaboración de la declaración respectiva.

Asimismo, explica que Honduras tuvo que incurrir en un sacrificio fiscal, mediante el otorgamiento de una dispensa de impuestos aduaneros (franquicia) por parte de la Secretaría de Estado en los despachos de Finanzas (Sefin), ahorrándole nuevamente al Contratista más dinero, ya que no se vio obligado a pagar dichos impuestos.

“En conclusión, podemos determinar que Invest-H en todo momento ha sido la que ha gestionado prestamente todo los elementos antes descritos, por lo que no existe fundamento suficiente para acreditar que estamos ante un pseudo contrato bajo la modalidad de llave en mano, pudiéndose interpretar que utilizan esta figura como una salida para librarse de responsabilidad ante el eminente fracaso que representa esta adquisición, desde la negociación hasta la puesta en marcha de estos hospitales, notándose una clara actitud que connota un favoritismo con el proveedor y no de los intereses generales del Estado de Honduras”, concluye.