Consejo Electoral anuncia observación internacional de las elecciones primarias

0
34

El Consejo Nacional Electoral CNE) anunció que las elecciones primarias del 14 de marzo tendrán veeduría internacional, mientras organizaciones de la sociedad civil de Honduras cuestionan que no se les permite hacer la observación de los comicios.

El secretario del CNE, Alejandro Martínez, indicó que se invitaron a 48 observadores de organismos internacionales de América Latina y el Caribe y 15 de estos ya aceptaron la propuesta.

De igual manera, informó que también se contarán como observadores nacionales como el Consejo Hondureño de la Empresa Privada y organizaciones de la comunidad LGBTI.

Pero también se prevé convocar a otras representaciones “de derecha, de izquierda, de centro” que acepten la invitación”

“Tenemos contemplado un presupuesto para acreditar unos 3 mil a 4 mil observadores nacionales y de 70 a 80 observadores internacionales.

El montaje de las elecciones primarias en Honduras es objeto de cuestionamientos por la falta de mecanismos de transparencia.

No obstante, algunas entidades han señalado que el CNE se ha negado a contestar las solicitudes de autorización para que sean observadores de las elecciones primarias.

El asesor jurídico de la Asociación por una Sociedad más Justa ( ASJ), Rafael Jerez, recordó que desde el año pasado le enviaron al CNE una propuesta por escrito que contenía un formato de veeduría, pero nunca la aprobó.

“Hemos enviado las peticiones y sin respuesta, la veeduría es necesaria para garantizar la transparencia del proceso”, dijo Jerez.

Jerez acotó las elecciones necesitan la participación ciudadana, ya es una forma de dar legitimidad a los procesos, que en pasado han estado manchados por denuncias de fraude.

 

En las elecciones primarias participarán precandidatos 14 movimientos de los partidos Nacional, Liberal y Libertad y Refundación en los niveles de diputados, alcaldes y presidente de la República.

Los ganadores de esta justa comicial ser convertirán en los candidatos que competirán por dichos cargos en las votaciones generales del 28 de noviembre próximo.

El Consejo Nacional Electoral vive una crisis por la falta de consenso para definir el mecanismo de revisión de votos de las elecciones primarias en Honduras. Foto: CNE.

Los reclamos de miembros de la sociedad civil para que el CNE  autorice la observación ciudadana se volvieron más fuertes luego que fracasara la contratación de la empresa que realizaría la transmisión de resultados preliminares en el nivel presidencial.

De igual manera, el pleno del CNE vive un conflicto porque sus consejeros no se ponen de acuerdo sobre el tipo de escrutinio que se aplicará.

La consejera presidenta interina del CNE, Rixi Moncada, del partido Libre, propone que el escrutinio sea en la mesa electoral, luego se haga un conteo municipal y departamental por comisiones respetivas y finalmente que todas las actas del país sean revisadas en Tegucigalpa.

Pero el consejero Kelvin Aguirre, del Partido Nacional sostiene, que la Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas no ordena hacer cuatro tipos de escrutinios, sino que las actas que se reciban de toda la nación se validan en la capital para la sumatoria de votos con miras a declarar a los ganadores.

Por su parte, la Red por la Equidad Democrática en Honduras, también se pronunció para que el CNE, no dilate la autorización para la veeduría pues esto ayudaría a que se reduzcan las sospechas de manipulación de resultados

“Creemos que la observación a largo plazo favorece los niveles de confianza de la ciudadanía hacia los candidatos electorales, y una mayor transparencia, en consecuencia, una menor percepción de fraude”, dijo Yovanni Argueta, miembro de la REDH

“Por ello, consideramos necesario que las nuevas instituciones electorales tanto el CNE como el Tribunal de Justicia Electoral, deben brindar una apertura a las acciones de la veeduría ciudadana en el marco de los próximos procesos electorales, facilitando espacios de interlocución y visualizando a las organizaciones de sociedad civil que hacemos veeduría ciudadana”, remarcó.

Por medio de un mecanismo de alertas tempranas, la REDH busca detectar anomalías que se presenten en el proceso, como, por ejemplo, falta de claridad en temas como el censo electoral, las reformas electorales, la falta de reglamentos, los nombramientos, el conteo de votos, la falta de protocolos o mecanismos de bioseguridad para las próximas elecciones internas, la injerencia en los procesos por intereses partidarios, indicó Argueta.

“Todos estos señalamientos están encaminados a adelantarse a posibles conflictos que pongan en riesgo el resultado de las votaciones internas y generales”, aseguró.

La veeduría social de las elecciones, insistió, no debe verse como un simple acto en el que el ciudadano es juramentado para una función sin efectividad, sino que, en realidad, debe ser un contrapeso para los órganos que intervienen en los comicios.