Spotify despide a cerca del 6% de su plantilla, unos 600 empleados, y reestructura su cúpula

0
27

Los despidos no dan tregua entre los grandes nombres tecnológicos. Prácticamente a diario se suceden nuevas noticias de destrucción de puestos de trabajo en el sector. La constatación del final de la bonanza que supuso el covid para todo aquello relacionado con lo online hace que cada vez más empresas que crecieron rápidamente en esa época estén ahora ajustando su personal. Spotify es la última en sumarse este lunes, con un recorte que ronda el 6% de la plantilla de sus hasta ahora 9.800 empleados, es decir, unos 600 trabajadores. A diferencia de otras empresas que han tomado esta decisión en las últimas semanas, Spotify también ha decidido reorganizar su cúpula directiva.

“Como dice nuestro lema, el cambio es la única constante. Por ello, no dejo de repetir que la rapidez es la estrategia más defensiva que un negocio puede tener. Pero la velocidad por si sola no basta. También debemos operar con eficiencia. Son esos dos factores los que alimentan el éxito a largo plazo”, comienza explicando el consejero delegado de Spotify Daniel Ek en el comunicado en el que da a conocer la noticia.

“Aunque hemos hecho grandes progresos en lo que a velocidad se refiere en los últimos años, no nos hemos centrado demasiado en la eficiencia y en un ambiente económico más desafiante, la eficiencia gana importancia, por lo que, en un esfuerzo para ser más eficientes, por lograr unos costes más controlados y con decisiones más rápidas, he decidido reestructurar nuestra organización”, prosigue.

Dawn Ostroff, hasta el momento jefe de contenido y negocio publicitario, dejará la empresa. Alex Norström, antiguo responsable de negocio freemium, y Gustav Söderström, exdirector de investigación y desarrollo, serán copresidentes de Spotify. Norström en calidad de jefe de negocio y Söderström como máximo responsable de producto.

Ya el pasado mes de octubre, Spotify expulsó a 38 empleados de su rama más relacionada con la creación de contenido, Gimlet Media y Parcast Podcast Studios.

En el apartado de motivos que han justificado la decisión, además del anteriormente mencionado “desafiante entorno económico”, Ek alude a un sobredimensionamiento por la pandemia. “Al igual que muchos otros líderes empresariales, tuve la esperanza de conservar el fuerte viento de cola de la pandemia y creía que nuestro modelo global de negocio y nuestra menor dependencia de un mercado publicitario en apuros nos aislaría de los problemas. Con perspectiva, fui demasiado ambicioso al invertir antes de que crecieran nuestros ingresos. Asumo la completa responsabilidad por los movimientos que nos han traído al día de hoy”, lamenta el consejero delegado.

Los últimos resultados disponibles de Spotify, los correspondientes al tercer trimestre de 2022, muestran que hasta septiembre, Spotify había tenido unas pérdidas de 160 millones de dólares, frente a los beneficios de 5 millones de dólares del mismo periodo en 2021. Aunque los ingresos crecieron un 22,6% hasta 8.561 millones de dólares, en el lado de gastos, la suma del coste de obtener los ingresos más los derivados de I+D, marketing y administrativos repuntaron un 30,69% hasta 8.989 millones de dólares.

“En 2022, el aumento de costes duplicó el ritmo de crecimiento de ingresos. Esto, ya de por sí insostenible a largo plazo en cualquier entorno económico, es aún más difícil de compensar en uno tan desafiante como el actual. Aunque el camino que hay que tomar está muy claro, eso no hace que sea más sencillo”, sostiene Ek.

El mercado ha encajado la noticia de forma positiva. Las acciones de Spotify superan los 100 dólares por título al lograr un alza del 2,33%. En los últimos 12 meses, los títulos acumulan una caída en Bolsa del 48%.

El viernes de la anterior semana, Alphabet, matriz de Google, se sumó a esta tendencia que está golpeando al sector tecnológico con especial crudeza. El rey de la búsqueda en internet protagonizó entonces el segundo mayor número de ceses hasta la fecha con 12.000 afectados, el 6% del total del grupo. Solo un día anterior, el jueves, Microsoft anunció que prescindiría de 10.000 trabajadores, cerca del 5% de la plantilla de la empresa.