“La mujer de Isdal”: las nuevas pistas sobre una misteriosa muerte que intriga a Noruega desde hace 50 años

0
51
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.
Un dibujo forense de la mujer Isdal actualizadoDerechos de autor de la imagen Stephen Missal
Image caption Un dibujo forense de la mujer Isdal. Muchos análisis señalan que no se trataría de una mujer de la región.

El cuerpo incinerado de una mujer aparece en un remoto lugar conocido como el Valle de Hielo (Isdalen), en la localidad de Bergen, Noruega.

Se han cortado las etiquetas de su ropa y se han eliminado marcas distintivas de sus pertenencias. La policía pronto descubrirá mensajes codificados, disfraces, identidades falsas… Eso fue en 1970 y el misterio de su muerte nunca se ha resuelto.

En 2018, un podcast de la BBC, titulado “Death in Ice Valley” (Muerte en el Valle de Hielo), posibilitó encontrar más pistas sobre su muerte.

Y lo sorprendente fue que los oyentes fueron los principales proveedores de esas nuevas pistas.

Las montañas alrededor de la localidad de Bergen, ubicada a unos 460 kilómetros al oeste de Oslo, es el centro de este misterio, lleno de detalles muy extraños:

¿Por qué aquel cuerpo de mujer quedó en ese lugar, aparentemente solo y con evidencias de que no tenía el suficiente abrigo para las heladas noches de invierno?; ¿por qué se ha dado múltiples identidades?

Derechos de autor de la imagen Bergen State Archives
Image caption El cuerpo de la mujer fue encontrado entre las rocas en el Valle de Hielo en 1970. (Foto de archivo).

¿Era una espía? Y si fuera así, ¿para quién trabajaba?

Durante los hallazgos hechos el año pasado se pudo establecer que el maletín que llevaba contenía una nota codificada como también un disfraz y durante su estadía en la región había cambiado de hotel más de una vez.

También, al parecer, había tenido una reunión misteriosa con un oficial naval.

Pero la principal pregunta que rondaba era por qué las autoridades que habían atendido el caso se habían apurado tanto para cerrarlo con tantas preguntas que había por responder. ¿Alguien los había presionado para hacerlo?

La ciencia moderna ha dado luces en este caso sin resolver.

El año pasado se trabajó con la policía forense para realizar un test de isótopos en los dientes y la mandíbula de la mujer, que eran las únicas partes del cuerpo que no habían sido sepultadas cuando el caso se dio por cerrado en 1971.

Los datos que arrojó el test revelaron que que la mujer tal vez provenía de la región de Nuremberg, en Alemania, y podía tener unos 40 años.

Fue entonces que los oyentes del podcast, a través de la página deFacebook del programa de la BBC (en inglés), compartieron sus teorías sobre la “mujer de Isdal”, como se la llama, además de ayudar a identificar el origen de una cuchara que había sido hallada en su maletín.

Sin embargo, ya sabíamos algunos detalles: que la mujer tenía los dientes frontales un poco separados, comía avena para el desayuno y que vestía un sombrero de paño.

También que olía fuertemente a ajo.

A partir de esos datos, varios de los seguidores del podcast incluso dijeron recordar que se habían reunido con ella cinco décadas atrás y notaron que hablaba inglés con un acento extranjero.

Pero hay más detalles.

Derechos de autor de la imagen Paul S Amundsen
Image caption En el Valle de Hielo se encontró un bolso enterrado que podría estar relacionado a “la mujer de Isdal”.

Bolso de mano

“Es un sonido interesante”, dice Arne Magnus mientras mueve su detector de metales por encima del suelo.

El chillido que emite el aparato es insistente y la calidad del sonido dice qué tipo de metales podrían estar escondido debajo de la superficie.

Hace algunos meses, el mismo aparato había encontrado algo, una posible aleación de metales, tal vez hierro, tal vez bronce, tal vez cobre.

Derechos de autor de la imagen Paul S Amundsen
Image caption El hallazgo de un bolso dio esperanzas en el caso de “la mujer de Isdal”.
Derechos de autor de la imagen Paul S Amundsen
Image caption Este fue el bolso hallado cerca de donde fue encontrado el cuerpo de “la mujer de Isdal”. Pero no se pudo evidenciar ninguna conexión con la mujer.

Y después de buscar debajo de la tierra se halló un bolso de mano. El modo en que estaba enterrado hizo pensar a Magnus que había sido puesto allí de forma deliberada.

“Fue la primera vez que busqué en este lugar. Cuando estás solo es un lugar aterrador. Hay gente que venía a hacer ciertos rituales o a suicidarse. No es un lugar agradable para estar”, explicó el especialista.

El bolso fue llevado a la policía. Era un equipaje pesado. Las raíces de los árboles habían perforado la parte exterior.

Localizado a unos 40 metros de donde fue hallado el cuerpo de “lamujer de Isdal”, es tal vez la pista más clara y nueva sobre el misterio del Valle de Hielo en casi 50 años.

Unos días después del hallazgo, el bolso fue analizado cuidadosamente en un laboratorio forense.

Solo encontraron tierra. Cualquier cosa que contuviera el equipaje había sido destruida por el clima y el tiempo.

Los expertos le quitaron la tierra y lo que encontraron fue una maleta azul con rayas rojas, de unos 35 cm de largo, lo que sugiere que había sido comprada para un niño.

Después de tanto tiempo enterrada, los expertos dijeron que no tenía mucho sentido proceder con una revisión de ADN.

Fue una decepción. El equipo esperaba encontrar restos de un pasaporte, identificación de algún tipo, alguna pista para conectar firmemente el bolso con el caso de Isdal. No la encontraron.

Derechos de autor de la imagen Claus Boesen
Image caption El abuelo de Cecilie Thorsted Flo trabajó en la policía de Bergen en 1970.

El abuelo

“Cuando le pregunté a mi padre si él sabía algo sobre mi abuelo y su trabajo con el caso de la ‘mujer de Isdal’ tuvo una reacción que yo nunca le había visto. Se quedó callado, con una expresión como si le hubieran pegado en el estómago”, dice Cecilie Thorsted Flo.

Incluso ahora, recordar esa reacción la pone sensible.

“El caso quebró la confianza que mi abuelo tenía en su trabajo y mi padre dijo que fue un caso que había sido bastante frustrante. Mi abuelo tenía ese mal presentimiento de que le habían puesto barreras en su trabajo”, explica.

El abuelo de Cecile era policía en Bergen en el momento del hallazgo del cuerpo de la misteriosa mujer. Aunque no trabajó en el caso directamente, uno de sus mejores amigos era el investigador principal. Ambos compartían la misma frustración por la falta de resultados.

En ese entonces, el padre de Cecile apenas tenía 10 años, pero los recuerdos aún lo acompañan. Él habló con la BBC fuera de micrófono, pero le pidió a su hija que cuente la incómoda historia familiar.

Derechos de autor de la imagen Anna Doble/BBC
Image caption Algunas teorías dicen que la mujer encontrada muerta en el Valle de Hielo en Noruega podría haber sido una espía.

“Esperé para escribirles hasta que escuché los ocho episodios (del podcast). Entonces ustedes comenzaron a hablar sobre el hecho de que había posibles vínculos con alguna inteligencia extranjera y específicamente con Israel”, explicó.

“Mi padre me dijo que había algo sobre los vínculos con Israel y que tal vez por eso el caso había sido cerrado”, señaló.

Durante la investigación sobre la muerte en el Valle de Hielo, no hallamos una relación entre la mujer de Isdal e Israel, aunque otros investigadores encontraron plausible la teoría y continuaron investigando.

Y allí surgió otra pregunta: ¿Estaba esta mujer monitoreando los ensayos, súper secretos, de los misiles noruegos Penguin que se realizaron a finales de la década del 60?

Documentos obtenidos por la BBC señalan que la policía secreta había investigado esa posibilidad.

Para Cecilie, teniendo en cuenta la opinión de su abuelo sobre el caso, hay mucho más que no se ha dicho al respecto.

“Entiendo mucho más a mi padre y a mi abuelo después de saber esto. Por eso nosotros les pedimos que sigan trabajando en el caso”, explica.

El club del crimen

No muy lejos de Oslo, un grupo de jóvenes se reúne alrededor de una mesa. Frente a ellos hay una caja que contiene algunos periódicos viejos y una carpeta con reportes de la policía.

Los jóvenes ya eran amigos entre sí, pero ahora tienen un motivo común para juntarse: intentar resolver el caso de “la mujer de Isdal”.

“Comenzamos escuchando el podcast y llegamos a varias teorías sobre lo que ocurrió“, explica Thomas Hayes, uno de los jóvenes del grupo.

Derechos de autor de la imagen Inger Marie Norstrøm
Image caption Thomas Hayes (segundo desde la derecha) protagoniza el drama adolescente noruego, Skam y es parte del club de personas que analizan lo que pasó con la mujer de Isdal.

“Creemos que era una espía o algo parecido porque nos dimos cuenta de crímenes similares en algunas bases militares en Bergen. Mi teoría es que estaba cansada de hacer ese trabajo y se suicidó“, añade.

Pero no todos en este club están de acuerdo.

“Yo creo que era una espía, pero lo que no me queda claro es cómo murió. Creo que un hombre la pudo haber matado. No creo que se hubiera quitado la vida”, anota Fredrik Knudsen.

Un día, un miembro del club, Sindre Bratli, llegó a la reunión con una caja. Uno de sus tíos, que era periodista, había investigado el caso.

“Él trabajaba en un periódico en Bergen en los 90. Unos 25 años después del caso, había escrito un artículo sobre el asunto. Y tenía documentos que le había facilitado la policía en Bergen y nunca los había devuelto”, dijo Sindre.

Los papeles en la caja resultaron ser copias de documentos policiales. Al igual que con la bolsa, son un hallazgo auspiciante pero, en última instancia, frustrante.

Thomas Hayes es reconocido en el país porque protagoniza Skam, un drama que se emite por internet dirigido a adolescentes que trata la vida de un grupo de estudiantes de último año de secundaria.

Hayes es parte del club pero tiene cuidado a la hora de compartirlo en sus redes sociales, donde tiene miles de seguidores.

“Será interesante cuando los seguidores vean esta entrevista y se enteren del caso. Tal vez nos ayuden con algunas pistas”, explicó.

La montaña

“Necesito contárselo a alguien. Llevo este recuerdo por 48 años y quiero contárselo a alguien”, decía uno de los mensajes que recibimos.

Viajamos entonces para encontrarnos con Ketil Kversoy, alguien que visitaba regularmente el área donde fue hallada la mujer de Isdal.

Derechos de autor de la imagen Paul S Amundsen
Image caption Ketil Kversoy cree que tuvo un encuentro casual con la mujer Isdal.

Nos lleva a la cima de una de las montañas que rodean Bergen. Allí, con un paisaje totalmente nevado y solitario, Kversoy comienza su relato.

“No he estado aquí desde que tuve ese encuentro hace 48 años. Antes, venía muy a menudo. Pero después de aquello no pude regresar”, dice.

Habla sobre un día de 1970, cuando cree que tuvo un encuentro casual con la “mujer de Isdal”. Era tarde y él, después de esquiar durante unas horas, regresaba a Bergen.

Me sorprendí de que algunas personas subieran a esta parte de la montaña. Eso no era normal, porque había estado por allí como dos horas y no había visto a nadie”, recuerda.

Entonces cuenta que vio a una mujer seguida de dos hombres, que estaban vestidos más para una reunión ejecutiva que para caminar al aire libre.

“Cuando nos cruzamos ella me miró a los ojos. Me pareció que estaba entre asustada y rendida. Los hombres estaban a unos 20 metros”, señala.

“Al mirarme creí que ella iba a decir algo, pero no lo hizo y entonces miró detrás suyo y miró a estos hombres que estaban a su espalda. Estoy seguro que sabía que la estaban persiguiendo”, agrega.

Nunca olvidó su rostro.

“Recuerdo su cabello negro, oscuro, no muy largo. Los hombres que la seguían también tenían pelo negro. No lucían para nada como noruegos. Para mí eran del sur de Europa”

Derechos de autor de la imagen Paul S Amundsen
Image caption Ketil Kversoy lamenta no haber reportado a la policía lo que vio en ese momento.

Aunque él eventualmente habló con la policía sobre lo que había visto, siempre se arrepintió de no haberlo hecho antes: “Esperé mucho tiempo. No fui a la estación de policía porque me podían tomar como un loco”.

Pero un amigo que trabajaba en la policía en aquel entonces le dijo que el caso ya no lo manejaba la policía de Bergen. Ahora era un caso internacional, señala, y que nunca se iba a solucionar.

Ketil dijo que el encuentro con la mujer ocurrió en la tarde de un domingo y esta es la parte incómoda de esta historia.

La “mujer de Isdal” fue hallada en la mañana de un domingo y la última vez que había sido vista con vida, había sido el lunes anterior.

Ahora, si este encuentro ocurrió cómo lo describeKversoy y ella era la”mujer de Isdal”, esto no pudo haber ocurrido el domingo que fue hallada, sino uno anterior.

Pero igual eso no significa que la mujer que describe Kversoy no sea la “mujer de Isdal”.

Prueba de ADN

Una de las preguntas más habituales de los oyentes del podcast fue por qué no se comparaba el ADN de la mujer con los bancos de datos genéticos que hay en Europa.

El problema es que el caso pertenece a la policía de Noruega y por razones éticas y políticas, ellos no permiten el uso del ADN para compararlo en las bases de datos comerciales que existen para hallar los ancestros.

Derechos de autor de la imagen Anna Doble/BBC
Image caption En los últimos meses, se ha colocado una cruz de madera en donde se encontró el cuerpo de “la mujer Isdal”, cerca de Bergen.

Pero hay esperanzas para el futuro.

El uso de genética y genealogía para resolver casos de identidad experimentó un gran crecimiento, especialmente en Estados Unidos.

La forma es utilizar ADN de un desconocido para rastrear familiares lejanos. Esta información, combinada con los métodos tradicionales de genealogía puede ayudar a descubrir la identidad de personas desconocida.

Joseph James DeAngelo, un exagente de policía, fue acusado de ocho cargos de asesinato en primer grado en abril de 2018 y la acusación se basaba en evidencia de ADN que había sido recolectada en el caso conocido como el “Asesino de Golden State”.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Joseph James DeAngelo en la corte. Gracias a perfiles de ADN fue posible identificarlo como el “Asesino de Golden State”.

Coleen Fitzpatrick, una investigadora experta en este tipo de análisis, contactó al equipo de la BBC para ofrecer ayuda en la identificación de la “mujer de Isdal”.

“Leí que le habían practicado un test de isótopos para determinar la edad y el origen y eso llamó mi atención“, explica.

Ella es parte del proyecto DNA Doe, una organización voluntaria que utiliza los recursos de la genética y la genealogía para reconocer a personas desconocidas (John and Jane Doe es como denominan a los NN en EE.UU.).

Nosotros manejamos muchos casos a los que les hemos aplicado el test de isótopos“, agregó.

Derechos de autor de la imagen Anna Doble/BBC

Sobre ese tema, las cosas se estánmoviendo en Noruega, aunque lentamente.

Se ha reconocido que estos métodos han sido una revolución en la solución de viejos casos policiales, por lo que ahora habrá una audiencia para decidir si las autoridades pueden hacer lo mismo con “la mujer de Isdal”.

Por ahora no está claro cuándo tendrá lugar esa audiencia.

Vivir en Bergen

Tres de las personas clave en el podcast se reunieron con nosotros en la Universidad de Bergen.

Frente a una audiencia de fanáticos del programa, conversamos sobre la investigación con la patóloga forense Inge Morild, el escritor Gunnar Staalesen y Nils Jarle Gjovag de la policía de Bergen.

Derechos de autor de la imagen Anna Doble/BBC
Image caption Inge Morild, Gunnar Staalesen y Nils Jarle Gjovag en una charla con seguidores del podcast.

“Mi teoría personal es que estaba cazando a criminales de guerra nazis. Israel y Noruega tenían una conexión muy amigable, así que si los servicios secretos sabían que eso era lo que estaba haciendo aquí, lo mantendrían en secreto. Pero es solo una teoría “, señaló Staalesen.

Algunos espectadores se preguntan si ella podría haber muerto en otro lugar y luego haber sido llevada a la zona donde se encontró su cuerpo. Morild cree que esto es poco probable.

“Salía humo de ella y había fuego alrededor, así que debe haber muerto en el lugar donde estaba el fuego. O tuvo que haber humo o fuego en algún otro lugar, que, por lo que sé, no se informó. Creo que ella murió en el lugar donde estaba el fuego”, afirmó.

Discusiones como éstas y el nivel de interés en el caso le dan algo de tranquilidad al oficial de policía Nils Jarle Gjovag.

“En muchos casos, especialmente en casos como este, dependemos de la gente”, aseguró.

Las personas son los mejores detectives. En este caso, estamos tratando de obtener la identidad de una mujer desconocida que no sabemos de dónde vino. Si el caso se conoce en el mundo, tal vez alguien por ahí diga algo como ‘Oye, tuve una tía que desapareció en ese momento, ¿podría ser ella?’ “, especuló.

Derechos de autor de la imagen Hannah Higraff
Image caption Marit Higraff y Neil McCarthy son los autores del podcast de la BBC.

Desde el lanzamiento del podcast, recibimos información de personas de todo el mundo. María, una estudiante de Bergen, quiere saber cómo decidimos qué merece la pena ser investigado.

La respuesta es que un equipo conjunto analiza el material, recomienda nuevas ideas, tal vez algunas que no hemos visto antes, para una discusión más a fondo.

Ian Briggs, en el grupo de Facebook, pregunta si estamos haciendo más episodios del podcast.

Es demasiado pronto para dar una respuesta definitiva, pero algunos de las pistas nos están llevando a lugares que realmente no esperábamos.

Los lectores que quieran compartir consejos sobre el caso de la mujer Isdal pueden ponerse en contacto con el equipo de investigación a través del sitio web Muerte en el Valle de Hielo (inglés)

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.