Irán reconoce que derribó el avión ucraniano con 176 personas a bordo debido a “un error humano”

0
122

Las Fuerzas Armadas de Irán han reconocido este sábado que derribaron el avión ucraniano con 176 personas a bordo “involuntariamente y por un error humano”, después de dos jornadas de negación de esta hipótesis, planteada por países como Canadá y Estados Unidos.

Según el comunicado, el error se debió a que “en esa situación muy delicada y de crisis” el Boeing 737 se situó cerca de un centro militar de los Guardianes de la Revolución con “una altura y una posición de vuelo de un objetivo enemigo”  y el operador del sistema de defensa lo confundió con “un misil de crucero”.

El comandante de la Fuerza Aeroespacial del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria, el general Amir Alí Hajizadeh, que se encontraba en el oeste del país cuando se enteró de la noticia, ha asumido este sábado la completa responsabilidad del ataque y ha dicho estar dispuesto a “ejecutar cualquier decisión” que adopten las autoridades iraníes.

“Ojalá me hubiera muerto yo y que este incidente no hubiera ocurrido. Desde el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán aceptamos toda la responsabilidad y estoy dispuesto a ejecutar cualquier decisión que adopte el estamento (clerical)”, ha asegurado en una comparecencia ante los medios y a través de un discurso publicado en la agencia de noticias iraní Mehr.

“Nos hemos sacrificado por el pueblo durante toda una vida, pero ahora es momento de abochornarnos ante Dios y comparecer delante de las cámaras para explicar la situación“, ha añadido.

Enviaron un mensaje diez segundos antes, pero no recibieron respuesta

El general ha precisado la cadena de eventos, por la que asegura que las fuerzas iraníes enviaron un mensaje al aparato antes de disparar. “No recibimos respuesta en los siguientes diez segundos, por lo que decidimos derribarlo”, ha declarado.

Según la explicación del general, uno de los operadores de la defensa aérea iraní había recibido información de que un misil crucero había sido lanzado contra Irán en los últimos minutos. En consecuencia “confundió el avión con un misil y, tras no recibir respuesta, quizás porque las comunicaciones estaban siendo bloqueadas, decidió abrir fuego”, ha agregado.

Según Amir Alí Hayizadeh, antes de disparar, el operador trato de contactar con sus mandos para obtener la aprobación, pero el sistema de comunicación dio error y tomó “una mala decisión”.

Por último, el general explicó que había intentado convencer a las autoridades para que declararan una zona de exclusión aérea antes del inicio de las hostilidad, pero su petición fue desatendida tras “múltiples consideraciones”.

Ucrania pide una indemnización y una disculpa oficial

Tras conocerse la noticia, el presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, ha asegurado que espera de Irán un “pleno reconocimiento de culpabilidad”, así como que lleve a los responsables ante la Justicia y que pague una indemnización.

“La mañana ha traído la verdad. Ucrania insiste en un pleno reconocimiento de la culpabilidad. Esperamos de Irán que lleve a los responsables ante la Justicia, devuelva los cuerpos, pague una indemnización y publique una disculpa oficial. La investigación tiene que ser completa, abierta y debe continuar sin retrasos o obstáculos”, ha señalado en un mensaje de su cuenta de Twitter.

Zelenski, que ha hablado por teléfono con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, a lo largo de la mañana han acordado que expertos franceses descifren las cajas negras del avión. El mandatario francés ha prometido además a su homólogo ucraniano que contribuirá a una “investigación completa” de la catástrofe, y ha subrayado la necesidad de que se juzgue a los responsables del derribo del Boeing 737, siempre según Kiev.

En cuanto al director de la aerolínea Ukraine International Airlines (UIA), a la que pertenecía el avión derribado, Evgeny Dykhne, ha afirmado en Facebook que no dudado “ni un segundo” de la tripulación ni se ha creído que algún fallo en el avión pudiera haber causado la tragedia.

Irán asegura que se juzgará a los responsables 

El líder supremo de Irán, Alí Jameneí, por su parte, ha ordenado investigar las probables “irregularidades y negligencias” que provocaron el derribo y ha urgido a las Fuerzas Armadas a tomar “las medidas necesarias para evitar que se repitan tales incidentes”. El líder supremo ha expresado también su pésame a los familiares de las víctimas del siniestro y ha señalado que el hecho de que el aparato fuera derribado hace “más dura la tragedia”.

Respecto a ello, el presidente iraní, Hasan Rohaní, ha calificado el derribo en un comunicado como una “gran tragedia y un error imperdonable” y ha asegurado que se juzgará a los responsables. Rohaní también ha lamentado la muerte de tantas “personas inocentes debido a errores humanos y disparos equivocados” y ha señalado que “este doloroso accidente no es algo que pueda pasarse por alto fácilmente”. “Se necesita más investigación para identificar todas las causas y raíces de esta tragedia y enjuiciar a los responsables de este error imperdonable”, ha subrayado el presidente.

El presidente iraní ha achacado el derribo a que se encontraban “en alerta total” por las “amenazas e intimidaciones” de Estados Unidos. “Para defendernos de posibles ataques del Ejército estadounidense, las Fuerzas Armadas de la República Islámica de Irán estaban en alerta total, lo que desafortunadamente llevó a esta terrible catástrofe”, ha indicado.

Poco antes del derribo del avión ucraniano, Irán había efectuado un ataque con misiles contra una base aérea en Irak que albergaba a tropas estadounidenses, en venganza por el asesinato días antes del general Qasem Soleimani, por lo que esperaban una acción de represalia de EE.UU.

Canadá y Estados Unidos defendieron desde el principio esta teoría 

También el ministro de Exteriores iraní,  Mohammad Javad Zarif, ha expresado sus disculpas por el “desastre”. “Es un día triste”, ha tuiteado Zarif y ha mencionado que se debió a “un error humano, en tiempos de crisis causada por el aventurerismo estadounidense. Nuestro profundo arrepentimiento, disculpas y condolencias a nuestro pueblo, a las familias de todas las víctimas y las otras naciones afectadas”, ha añadido el diplomático.

La nave, un Boeing 737-800 con apenas tres años de servicio, se estrelló el pasado miércoles sobre las seis de la madrugada pocos minutos después de despegar del aeropuerto internacional Imam Jomeini de Teherán. En el avión, que pertenecía a la aerolínea Ukranian International Airlines (UIA), viajaban 167 pasajeros, entre ellos 82 iraníes y 63 canadienses, aunque estos últimos en su mayoría con doble nacionalidad, y nueve tripulantes ucranianos.

Las especulaciones sobre la posibilidad de un caso de derribo comenzaron el mismo día del siniestro y cobraron un tono oficial cuando el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo el jueves que su Gobierno tenía información de que el Boeing 737 fue alcanzado por “un misil tierra-aire iraní”. Estados Unidos también defendió esta teoría. Sin embargo, el viernes, durante toda la jornada, tanto el Ministerio de Asuntos Exteriores como la Organización de la Aviación Civil de Irán negaron la hipótesis del misil.