Invasión a Ucrania: Zelensky y Putin podrían verse las caras en la cumbre del G20

0
40

La invasión ilegal de Ucrania ha alcanzado un punto de no retorno en las relaciones del G7, la Unión Europea y la Alianza Atlántica con Rusia. Y este punto de no retorno estructura una forma duradera de un nuevo horizonte de seguridad, un rediseño de la arquitectura geoestratégica mundial.

Con definiciones claves para esta recomposición global que surgen de la cumbre de la OTAN en Madrid, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, advirtió a su homólogo de Indonesia, Joko Widodo, de visita en Kiev, las tensiones que podrían producirse en el marco del encuentro del G20. La sesión de este grupo está prevista para noviembre próximo en la isla de Bali.

La participación de Vladimir Putin puede generar fricciones en un escenario internacional absolutamente distinto tras las violentas agresiones de Moscú. La presencia del jefe del Kremlin en la cumbre en Indonesia, según el presidente ucraniano, debería “depender de la situación de seguridad en su país y de la composición de los miembros”

Zelensky anunció, antes de estas advertencias, que había recibido una invitación para asistir a la reunión del G20. Desde Kiev, dijo en un tuit que tuvo una llamada telefónica con Widodo. El estímulo para participar resaltó la postura abierta en las Naciones Unidas y su apoyo a la soberanía e integridad territorial de Ucrania.

En coincidencia a los dichos frente a los líderes en la cumbre que se desarrolla en Madrid, duros frente a los abusos de Putin, aunque sin mencionarlo directamente, la participación de este último, invitado por Indonesia, inició intensas controversias diplomáticas.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, sostuvo que la presencia del jefe ruso estaba “excluida ” en el contexto de la invasión de Ucrania, aunque el Kremlin sostiene que la invitación ha sido aceptada.

La incorporación de Volodymyr Zelensky es a pesar de que Ucrania no es miembro del G20. Creado en 1999, este grupo está integrado por los países del G8 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Italia, Japón y Rusia) más la Unión Europea, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, China, Corea del Sur, India, Indonesia, México, Sudáfrica y Turquía.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, sostuvo que la presencia del jefe ruso estaba “excluida " en el contexto de la invasión de Ucrania, aunque el Kremlin sostiene que la invitación ha sido aceptada.El primer ministro italiano, Mario Draghi, sostuvo que la presencia del jefe ruso estaba “excluida ” en el contexto de la invasión de Ucrania, aunque el Kremlin sostiene que la invitación ha sido aceptada.

Indonesia, que preside el G20 este año, ha adoptado una postura neutral sobre la guerra en Ucrania. Esto hace que pueda haber logrado invitar a Putin antes de que comenzara la invasión.

Todos estos aspectos han hecho que crezcan las presiones para que revea la participación rusa. Varios países occidentales, incluido Estados Unidos, buscan frenar la invitación. Contrariamente, las gestiones dieron como resultado la invitación a Zelensky por parte de Widodo.

Draghi, el primer ministro italiano, sostuvo que Indonesia había “descartado” la presencia física de Putin, dando a entender que aún podría participar por videoconferencia.

El Kremlin desmintió rápidamente este anuncio: “No es Mario Draghi quien decide sobre el asunto “, declaró un asesor presidencial, Yuri Ushakov, citado por el Agencia rusa Interfax. “Recibimos la invitación y dimos una respuesta positiva “. El presidente de Indonesia se reunirá con Putin este jueves en Moscú.

Luego de más de 120 días de invasión a Ucrania, las tropas de Putin continúan con su ofensiva. Putin volvió a afirmar que las hostilidades van según lo planeado. “El trabajo avanza en silencio, rítmicamente, las tropas se mueven y alcanzan las líneas que se les dieron como hitos”, dijo el dueño del Kremlin a los periodistas rusos en Ashgabat, la capital de Turkmenistán, donde fue de visita. “Todo va según lo planeado”, dijo, citado por la agencia de noticias rusa Tass.

Hasta el momento, el clima para un encuentro no parece propicio. Otros trabajan para que esta cumbre pueda viabilizar un acercamiento. Sin embargo, ninguno de los mandatarios tiene pensado ceder en sus objetivos. Falta mucho hasta noviembre.