ICE inica redadas arrestando a decenas de inmigrantes

0
63
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Con el aliento del presidente Donald Trump, las autoridades migratorias estadounidenses lanzaron este domingo una redada nacional con el objetivo de arrestar a unos 2.000 inmigrantes indocumentados en varias ciudades de Estados Unidos. Si bien la iniciativa se llevó a cabo de punta a punta del país y tuvo en vilo a miles de personas sin papeles que se fueron de sus casas o se escondieron para evitar ser detenidos, los operativos aparentemente no fueron masivos.

Un funcionario de inmigración dijo por la mañana que la operación para detener a 2.000 inmigrantes que tienen orden judicial de deportación había comenzado en Atlanta, Baltimore, Chicago, Denver, Houston, Los Angeles, Miami, New York y San Francisco. Nueva Orleans quedó a último momento fuera de la lista porque este fin de semana fue afectada por una fuerte tormenta tropical.

El director de Ciudadanía y servicios de Inmigración de Estados Unidos, Ken Cuccinelli, dijo a CNN que el objetivo era preciso y defendió la iniciativa. “No son indocumentados. Tienen una orden en un papel –una orden federal—que dice que han tenido un debido proceso y hay más de un millón de personas con orden de deportación”. Agregó que la prioridad eran los que habían cometido algún delito grave.

El funcionario dijo que este tipo de procedimientos era habitual y apuntó que habían sido deportadas menos personas durante el gobierno de Trump que el de Barack Obama.

En un hecho inusual, dado el elemento sorpresa que suelen tener este tipo de operativos, el presidente Trump anunció en la semana que este domingo sería el día en que las redadas se concretarían.

Si bien los indocumentados en general están bajo una fuerte presión desde que el magnate asumió el poder, este anuncio aterrorizó a muchos inmigrantes. Hubo quienes se encerraron en sus casas –antes hicieron stock de alimentos por si la iniciativa se extendía–, con la luz apagada y las puertas bloqueadas. Otros no fueron a trabajar. Otros pidieron alojamiento en lo de algún amigo, lejos de sus hogares.

La noticia de la redada movilizó a miles de voluntarios de organizaciones de derechos humanos, que aconsejaban a los inmigrantes sobre qué hacer cuando las autoridades golpean la puerta de la casa. Muchos colocaron carteles en sus jardines: “La familia que vive en esta casa conoce sus derechos”, advertían. En teoría, los agentes no pueden entrar por la fuerza a las viviendas, pero se temen que tengan nuevas estrategias para que los hagan salir de sus casas. Por las dudas, los activistas aconsejan a los familiares que memoricen el teléfono de una organización para que puedan brindarle asistencia legal si son detenidos.

Sin embargo, parece no haber habido demasiada evidencia de que las redadas se hubieran concretado en forma masiva. Varios medios informaron que testigos vieron a policías golpeando puertas de casas en Florida y Houston, pero sin llevarse gente detenida.

Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalición for Humane Inmigrant Rights dijo a Clarín desde Los Angeles que “no hubo redadas masivas ni de familias enteras este fin de semana. La comunidad está en alerta y debe estar preparada por si los agentes actúan el lunes o el martes, que son los días en los que se llevan a los chicos al colegio o al momento de dirigirse al trabajo”.

Alain Cisneros, vocero de FIEL Houston Inmigrant´s Rights Organization, señaló a Clarín que “hasta el momento solo han llegado a la organización 6 casos. Lo que nosotros estamos haciendo ahora es corroborar cada uno de estos casos y brindar información de los derechos constitucionales a los vecinos de la zona”.

Agregó que “las redadas son más bien operativos dirigidos a personas con órdenes de deportación. El problema es que con la administración Trump son más constantes y agresivos que antes. Por ejemplo, si van a buscar al inmigrante a la casa, los daños colaterales son que se pueden llevar a cualquier persona que no tenga documentos. Además, creo que los operativos continuarán porque inmigración tiene un número de cuota que cumplir”.

En forma reservada, los agentes migratorios reconocen que hay pocas chances de que puedan encontrar sus objetivos en los domicilios declarados, sobre todo desde que el momento en que el presidente anunció públicamente la fecha de comienzo de las redadas.

El activista Cabrera organizó el viernes en un centro de detención de Los Angeles una vigilia con velas, cantos y testimonios. Ahora, desde la frontera con México, señala: “Creemos que esto es solamente una campaña de terror contra los inmigrantes” y que “la manera en que Trump ha elegido enfocarse en ellos, especialmente los indocumentados, es especial porque es política. Cada vez que hay algún problema en su administración, él habla de los inmigrantes”, resalta.

La lucha contra la inmigración ilegal fue una de sus promesas centrales de la campaña electoral. De hecho, prometió construir un muro en la frontera para frenar el flujo desde México, pero no ha podido concretar su promesa por la fuerte resistencia demócrata. Incluso buscó fondos para su muralla con el recurso de la emergencia nacional, pero por ahora está frenada en instancias judiciales. Trump necesita dar respuestas sobre ese tema, ya seguramente buscará que sea el eje de su campaña por la reelección el año que viene.

Las redadas fueron planeadas para junio, pero la fuerte presión demócrata, que las consideraron “inhumanas e innecesarias”, hizo que el presidente las pospusiera para darle tiempo a los legisladores para que encuentren la manera de reducir la inmigración y endurecer el proceso de asilo. Es posible que Trump esté utilizando estos operativos para obligar al Parlamento a que llegue a un acuerdo.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.