Filipinas prohíbe el matrimonio infantil y castigará con multas y penas de cárcel a quien “lo falicite u organice”

0
63

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha firmado una ley que prohíbe el matrimonio infantil en el país e impone duras sanciones a todos aquellos que incumplan sus disposiciones, informa la agencia estatal filipina PNA.

La Ley de prohibición de la práctica del matrimonio infantil e imposición de sanciones, fechada el 10 de diciembre, fue revelada este jueves a los medios. En el documento se señala que el Estado “reconoce el papel vital de los jóvenes en la consolidación nacional”, al tiempo que “promueve y protege su bienestar físico, moral, espiritual, intelectual y social”.

En este contexto, las autoridades filipinas se comprometen a erradicar “todas las prácticas y estructuras tradicionales y culturales que perpetúan la discriminación, el abuso y la explotación de los niños“, incluido el matrimonio infantil. “El Estado considera el matrimonio infantil una práctica que constituye abuso infantil, porque devalúa, degrada y menosprecia a los niños”, reza el texto legal.

El documento define el matrimonio infantil como cualquier matrimonio en el que una o ambas partes son niños (menores de 18 años o mayores de 18 en el caso de personas incapaces de hacerse cargo enteramente de sí mismas debido a determinadas condiciones físicas o mentales) y que se celebre mediante procedimientos civiles o religiosos o en el marco cualquier otra tradición.

De este modo, cualquier persona que “provoque, asegure, facilite u organice” un matrimonio infantil será multada con al menos 40.000 pesos filipinos (780 dólares) y una pena de prisión de hasta 10 años. Parientes o tutores de los niños afectados serán sancionados con multas de al menos 50.000 pesos filipinos (976 dólares), penas de hasta 12 años de prisión y la pérdida de la patria potestad.

Por otra parte, la ley establece sanciones para las personas que oficien este tipo de matrimonios, también sujetas a multas de al menos 50.000 pesos filipinos y hasta 12 años de prisión. La misma pena se aplica a la pareja adulta que conviva con un niño fuera del matrimonio.