Copa Libertadores River Plate – Boca Juniors: la Conmebol fija la final en Madrid el 9 de diciembre con ambas hinchadas

0
55
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.
Letrero en el estadio Monumental, de Buenos Aires, que anuncia la final entre Boca Juniors y River Plate.Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Por fin hay fecha y lugar para la esperada final de la Copa Libertadores.

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) anunció este jueves que escogió el estadio Santiago Bernabéu en Madrid (España) como escenario para jugar la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors.

La Conmebol estableció que el partido se dispute el domingo 9 de diciembre a las 19:30GMT (16:30 hora de Buenos Aires) y con hinchada de los dos equipos.

El partido de vuelta entre los históricos rivales argentinos, que empataron 2-2 en el juego de ida, fue suspendido el 24 de noviembre después de que el bus de los jugadores de Boca fuera atacado por presuntos hinchas de River a las afueras del estadio Monumental en Buenos Aires.

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, confirmó que el partido será en Madrid luego de que se dio a conocer un comunicado que detalló las sanciones a River, entre ellas una multa por US$400.000 y la prohibición de jugar con público como local en competencias internacionales.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El operativo policial no evitó que supuestos hinchas de River Plate agredieran el autobús de Boca Juniors el pasado 24 de noviembre.

La Conmebol, sin embargo, desestimó la petición de Boca de descalificar a River por lo sucedido.

La decisión de apostar por el estadio del Real Madrid se da tras días de especulación sobre si se jugaría en Doha, Miami o Asunción, entre otras opciones. También se dijo que el partido podía no jugarse del todo si el Tribunal Disciplinario del organismo daba toda la razón a Boca.

Domínguez aseguró que la decisión de jugar en el Bernabéu fue tomada con el consentimiento del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, el jefe de Gobierno español, Pedro Sánchez, y el presidente de la FIFA, Gianni Infantino.

El martes la Conmebol anunció que, debido a los “hechos delictuales” que llevaron a la suspensión de la vuelta en cancha de River, resultaba “prudente” jugar el partido fuera de Argentina.

Como suele ser en Argentina, ese partido estaba pautado para jugarse sin hinchada visitante. Pero eso no evitó los incidentes.

Análisis de Daniel Pardo, corresponsal de BBC Mundo en Buenos Aires

Los argentinos están -y quizá permanezcan por años- divididos en su interpretación de lo que pasó con el bus de Boca.

Las versiones van desde un supuesto montaje de Boca para no jugar hasta una venganza de la barra brava de River por haber sufrido un allanamiento policial el día anterior al partido.

Media playback is unsupported on your device

¿Es verdad que Boca Juniors es el equipo del pueblo y River Plate el de los ricos?

Esta última, pese a que no hay imputados formales, ha sido la versión más mencionada por las autoridades de la ciudad, quienes sin embargo admitieron errores en el operativo de seguridad.

Muchos sentirán alivio por el hecho de que por fin se haya fijado una sede y el partido se juegue.

Pero la sensación para muchos argentinos es agridulce, pues parte de la mística de este clásico, la razón por la cual no hay evento similar en el mundo, es que se da en simbólicos estadios y con la presencia de eufóricas y coloridas hinchadas.

Que el partido no se pueda jugar en Argentina demuestra la crítica situación que atraviesa el fútbol local, intoxicado por corrupción, violencia e intereses extradeportivos.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La Conmebol eligió al estadio Santiago Bernabéu, del Real Madrid, como escenario de la final de la Libertadores.

Por mucho que se juegue, el partido más esperado de todos los tiempos probablemente sea más recordado por los escándalos que por el fútbol mismo.

El presidente de Argentina y expresidente de Boca, Mauricio Macri, anunció que busca acelerar una ley de barras bravas para controlar la violencia en el fútbol, que ha dejado 140 muertos en las últimas dos décadas.

En plena celebración de la cumbre del G20 en Buenos Aires, cuando el mundo entero estaba mirando a Argentina, Macri y muchos argentinos se mostraron frustrados por haber protagonizado un “bochorno“.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.