Mientras no haya una vacuna, no podemos volver a la normalidad: presidente Hernández

0
32

El Presidente Juan Orlando Hernández manifestó que mientras no llegue al país una vacuna contra el COVID-19, no será posible retornar a una normalidad sin medidas de bioseguridad.

En ese sentido, insistió sobre el correcto uso de la mascarilla, continuar con el distanciamiento físico y persistir en el lavado constante de manos y la desinfección.

Sus declaraciones surgieron en el marco de la inauguración de un nuevo centro de triaje para pacientes COVID-19 en el municipio de Cantarranas, Francisco Morazán.

“Tenemos que reinventarnos porque la realidad es diferente, no solo para Honduras, esto está ocurriendo en todo el mundo y afortunadamente Dios le dio capacidad al ser humano para poder pensar y reinventarse”, dijo.

“Mientras no haya una vacuna, no podemos pretender regresar a estas actividades sin las medidas de bioseguridad, manejar el día, significa usar las medidas de bioseguridad”, indicó.

“No podemos volver a la nueva normalidad sin usar mascarilla, no podemos estar a menos de un metro y medio de otras personas y más si estas personas no usan mascarilla o la usan mal”, añadió.

Recomendó “seguir con el lavado continuo de manos con agua y jabón y llegar a los centros de triaje cuando sientan los primeros síntomas”.

El Gobierno destinó 450 millones de lempiras para instalar centros de triaje en los 298 municipios del país, esto ayudará a tratar a los pacientes en la fase temprana del contagio y evitar complicaciones en su salud.

Reapertura
El mandatario hizo énfasis en la reapertura de la economía, manifestando que se vuelve necesaria la dinamización de esta para que el país se recupere de este duro golpe.

Aunque se está haciendo de una manera responsable e inteligente, cada persona debe apegarse a los protocolos para evitar formar parte de las estadísticas de contagiados y de fallecidos por la enfermedad.

“Así podremos darle un impuso a la economía de nuestro país, que tanto se necesita porque estamos severamente afectados, además de la salud, en la parte económica”, expresó.

“Todas las medidas que hemos tomado para la detección de la pandemia, revisado por los expertos, que esas medidas han dado sus resultados, si no fuera así ya hubiéramos llegado a los cálculos que hacían los expertos, que en menos de dos meses íbamos a tener entre 3,500 muertes, en agosto nos hablaban de más de 10,000”, recordó.