Axel López ‘no es un fugitivo’ dice su abogado en Honduras, Félix Ávila

0
55

El empresario guatemalteco-estadounidense, Axel López, “no es fugitivo” y no estafó a Honduras con la venta de siete hospitales móviles porque los mismos están funcionando en el país, dijo este miércoles su defensor, el abogado hondureño Félix Ávila.

“El señor Axel López se encuentra en su país, donde es nacional y desarrolla su trabajo, es más, él me ha dicho: dile a la gente que yo vivo frente a la Policía, la Policía sabe dónde vivo, dónde trabajo, y no tengo ningún problema en los Estados Unidos”, expresó Ávila.

Ávila refirió cuando el empresario fue visto por un hondureño durante una feria médica en Miami, Estados Unidos, y hasta entregó la dirección a autoridades consulares para que avisaran y dieran con su captura que pidió Honduras.

Axel López tiene una orden de captura con alerta roja internacional desde abril de 2021, girada por las autoridades hondureñas que lo señalan de dos delitos de fraude a título de cooperador necesario por el caso de corrupción “Hospitales móviles”.

El abogado Félix Ávila dijo que “en todo caso, esas cuestiones (detención y extradición) si van a ocurrir, van a ocurrir, y yo no puedo decir de ninguna manera si él (Axel López) va a venir o si Estados Unidos lo va a enviar”.

Además, el defensor del empresario indicó que en un hipotético juicio contra Axel López él “no podría salir condenado porque lo que ha hecho es simple y sencillamente vender los productos que le solicitaron (los hospitales móviles)”.

“La persona que diga que él se ha quedado con el dinero y que engaño y estafó a la gente, realmente está mintiendo”, expuso Ávila.

Juicio por hospitales móviles

Por el caso “hospitales móviles” fueron a juicio los ex directivos de inversión Estratégica de Honduras (Invest-H), Marco Bográn y Alex Moraes, y el martes un tribunal los declaró culpables por corrupción.

El Tribunal de Sentencia en Materia de Corrupción encontró culpable por el delito de fraude agravado continuado al exdirector de Invest-H, Marco Bográn, por lo que enfrentaría una pena mínima 10 años con 2 meses y 15 días y una máxima de 11 años con 8 meses de prisión, y el pago de una multa por la cantidad defraudada.

El precio de la compra de los hospitales móviles fue de 47.5 millones dólares (1,112 millones de lempiras), y según la investigación del Ministerio Público hubo sobrevaloración y los nosocomios no son aptos para atender pacientes con covid-19, como era el objetivo.

Mientras el exadministrador de Invest-H, Alex Moraes, es culpable por violación de los deberes de los funcionarios, pero se ordenó su liberación pues la pena por ese delito no es privativa de libertad.

Caso mediático

El abogado Félix Ávila dijo que el caso Hospitales móviles es mediático y que el Ministerio Público “tiene presión social”, pero que los hondureños deben entender que si hubiese habido fraude los hospitales no estuviesen en Honduras, funcionando.