Príncipe Andrés, más cerca de ser condenado por abuso de menores

0
107

Un juez de Nueva York rechazó el miércoles (12.01.2022) la petición del príncipe Andrés de desestimar la denuncia de agresiones sexuales que interpuso una mujer estadounidense contra él por supuestamente haber abusado de ella en 2001, cuando tenía 17 años.

En su decisión, el juez Lewis Kaplan sostiene que la demanda del miembro de la realeza británica de desestimar la demanda civil presentada en el verano boreal de 2021 por Virginia Giuffre, una de las víctimas de los delitos sexuales del financiero estadounidense Jeffrey Epstein, debe ser “denegada en todos sus aspectos”.

El testimonio

Giuffre asegura que el príncipe Andrés la asaltó sexualmente en la casa de Epstein en Nueva York y en su isla privada de Islas Vírgenes, en Estados Unidos, así como en la casa londinense de Ghislaine Maxwell, que fue pareja sentimental del financiero, y que se enfrenta a cadena perpetua después de que un jurado la declaró culpable recientemente de tráfico de menores con fines sexuales para su amigo del alma.

Giuffre sostiene que Epstein la prestó para tener relaciones sexuales con sus poderosos y ricos amigos, entre ellos Andrés, acusaciones que el príncipe ha negado enérgicamente en repetidas ocasiones.

Asimismo, Kaplan refuta en su escrito de 44 páginas que la demanda de Giuffre sea “ininteligible”, “vaga” o “ambigua”, como proclamaban los abogados del príncipe, ya que alega “discretos incidentes de abuso sexual en circunstancias particulares en tres lugares identificables”, así como “a quién atribuye el abuso sexual”.

La defensa del príncipe

La defensa del príncipe enarboló un acuerdo que Giuffre firmó en 2009 con el financiero, a cambio de medio millón de dólares, para no perseguirle en justicia en el futuro ni a él ni a “otros acusados potenciales”.

El juez rechaza también este punto en su escrito, que tiene fecha del martes (12.01.2022) pero que se hizo público este miércoles.

Andrés, que no ha sido acusado penalmente, siempre ha negado las acusaciones de Virginia Giuffre, que ahora vive en Australia, donde ha formado una familia.

Giuffre salió de la sombra por primera vez en marzo de 2011, cuando contó al diario británico Daily Mail que había sido explotada sexualmente por la pareja Epstein-Maxwell, y mencionó también por primera vez al duque de York, que entonces era representante especial para el comercio internacional de Gran Bretaña, sin acusarle de agresión sexual o de violación.