Por conflicto político se deprecia valor de bonos del Estado, asegura Eduardo Facussé

0
83

El presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), Eduardo Facussé, aseguró el miércoles (26.01.2022) que el conflicto político por la disputa de la junta directiva del Congreso Nacional ya comenzó a causar daños en la economía del país, al depreciarse el valor de los bonos soberanos del Estado en el mercado de valores internacionales.

Facussé indicó que la depreciación del valor de los bonos del Estado significa que los inversionistas que pensaban colocar su dinero en ellos pagarán menos, pero asumen más riesgo.

“Cuando tenemos estos conflictos y nos cotizamos en la bolsa internacional de valores lo que sucede es que se deprecia el valor de nuestro bono, del valor a entregar futuro”, añadió.

Asimismo, el empresario manifestó que la inmadurez de los políticos hondureños ahuyenta la inversión extranjera, trae incertidumbre y los costos económicos para el país son elevados, como lo reportado en el mercado bursátil internacional.

Préstamos internacionales    

Por su parte, el abogado hondureño, Gustavo León, señaló en su cuenta de Twitter que el conflicto político encarece el precio de la deuda internacional y tiene un impacto en la economía de Honduras.

“Sera más difícil y caro obtener préstamos. Por tanto, no habrá dinero para escuelas, hospitales y medicinas”, agregó el profesional del derecho.

Lucha de poderes

En ese sentido, Eduardo Facussé aseguró que la crisis es generada por una lucha de poderes entre el gobierno saliente y el que está por entrar.

Según el presidente de la CCIC, las actuales autoridades pretenden mantener el control de las estructuras de poder y el gobierno entrante busca los espacios que el pueblo hondureño le concedió en las urnas.

El domingo 23 de enero de 2022 se juramentaron dos juntas directivas en propiedad del Congreso Nacional, una encabezada por el diputado Luis Redondo y la otra por el parlamentario Jorge Cálix, esto ha desatado un conflicto político en Honduras, ya que ambos aseguran ser los legítimos presidentes del Poder Legislativo.