“Se me va mi hijo, me lo arrebataron”: Madre de conductor asesinado por dos sicarios

0
310

Una mujer se aferraba al féretro de Miguel Adolfo Lara Ramos, el conductor de bus rapidito asesinado la mañana del martes por dos sicarios de 13 y 18 años de edad, en el anillo periférico de Comayagüela, capital de Honduras.

La fémina era su madre quien con lágrimas en los ojos y su voz entrecortada
relató que todos los días él salía desde las 4:00 de la mañana para llevar los
ingresos a su hogar y ayudarla con gastos de su hermano, quien nació con
problemas de salud.

Como si presintiera un destino fatal, el día que lo mataron le aconsejó que no
fuera a trabajar, pues él ya sentía temor de ser víctima de la delincuencia. “Él
solo me dijo: ‘Ay, mami, ¡Dios con nosotros!’ y yo le respondí: pues que Dios te
guarde”, recordó.

Horas más tarde la familia fue alertada con la mala noticia de que Miguel había sido acribillado cuando transitaba a la altura de la colonia José Ángel Ulloa,
en el anillo periférico, mientras conducía su unidad de transporte de la ruta
Anillo Periférico-UNAH-La Sosa.

“Se me va mi hijo, el que me ayudaba, me lo arrebataron”, lamentó la devastada
mujer, quien además aseguró que pese a sus limitaciones económicas se esforzó
por educar a sus hijos y logró formarlos académicamente.

“Miguelito era perito mercantil, pero no le gustaba trabajar de eso, porque como
conductor él miraba su dinero diario. Él decía: ‘no, mami, yo con un suelto de
9,000 lempiras no voy a pasar, mientras que diario yo miro mi dinero y no
sufrimos en la casa'”, comentó.

Caen sicarios

Minutos después del asesinato, la Policía Nacional capturó a una pareja de
jóvenes, un hombre de 18 años de edad y una menor de 13, quienes
presuntamente habrían cometido el crimen y planeaban darse a la fuga a bordo
de una motocicleta, por lo que la madre del ahora fallecido pidió todo el peso de
la ley para los victimarios.

Emotivo último adiós

El cuerpo del infortunado motorista fue llevado este miércoles hasta la colonia
El Carrizal, donde está ubicada la terminal de buses desde donde partía cada
mañana.

En el lugar fue despedido por sus compañeros de rubro, para posteriormente ser
trasladado hasta el departamento de La Paz, de donde era originario y donde se
le dará cristiana sepultura.