Gobierno anuncia adquisición de vacuna pediátrica y marca el inicio del retorno a clases presenciales

0
108

Tegucigalpa – El anuncio de la adquisición de dos millones de vacunas pediátricas contra la COVID-19 marca en Honduras el inicio para el retorno a clases después de casi dos años de pandemia y dos años lectivos de clases virtuales.

– Un gran número de estudiantes de secundaria y universidad ya cuentan con su segunda dosis y se prevé que al inicio del año lectivo cuenten con la dosis de refuerzo.

– El creciente número de los no vacunados marcan una gran brecha entre los objetivos de las autoridades hondureñas para el regreso a la normalidad.

Honduras ya desarrolla programas pilotos para la asistencia a clases semipresenciales, pero lograr vacunar a población de entre 5 a 11 años marcará el retorno total a las clases presenciales.

El país centroamericano ya aplica la vacuna contra la COVID a población mayor de 12 años, estos jóvenes conforman el sistema de educación secundaria del país.

Sin embargo, tanto el nivel universitario como secundario aún no logran un retorno total a las aulas de clases.

No obstante, para el siguiente año lectivo se estima que la mayoría de estudiantes cuenten ya con su esquema completo de vacunación, incluso con una dosis de refuerzo y con el inicio de vacunación pediátrica, el retorno a clases presenciales es casi una realidad.

¡Pronto retornarán a clases!

La frase pronto retornarán a clases, acompañó el posteo que este sábado hizo el presidente de la República Juan Orlando Hernández al anunciar la compra de las vacunas pediátricas.

Honduras adquirirá dos millones de la vacuna de Pfizer contra el COVID-19 para la población de 5 a 11 años, informó el mandatario mediante su cuenta de Twitter.

Destacó que con la adquisición de estas dosis espera que los menores puedan regresar lo más pronto a las aulas de clases.

“¡Llegó la hora de proteger a los pequeñitos entre 5 a 11 años! Firmamos con la Secretaría de Salud el contrato para recibir más de 𝐃𝐎𝐒 𝐌𝐈𝐋𝐋𝐎𝐍𝐄𝐒 de dosis de Vacuna Pediátrica Pfizer. ¡Pronto retornarán a clases! #𝐌𝐢𝐬𝐢𝗼́𝐧𝐂𝐮𝗺𝐩𝐥𝐢𝐝𝐚”, publicó Hernández.

Primera infancia

Pese a un gran número de hondureños que se rehúsan a aplicarse el medicamento, las autoridades del país se mantienen optimistas e incluso ya prevén poder vacunar a la primera infancia, es decir menores de entre seis meses a cuatro años.

En ese orden, el viceministro de Salud, Fredy Guillén declaró recientemente que la vacuna anticovid para menores de seis meses a cuatro años será una realidad.

Indicó que la ciencia día a día va avanzando y tras salir la vacuna anticovid para menores de 5 a 11 años, las dosis para los menores de seis meses a cuatro años serán una realidad tras varios estudios.

Sostuvo que al momento que se dispongan dichas vacunas Honduras podrá adquirirlas con la farmacéutica Pfizer.

Indicó que un millón 345 mil menores deberán ser vacunados contra el virus en el país centroamericano.

Escépticos

Ya sea por desinformación o desconfianza en las autoridades, en Honduras aún existe un alto número de personas que se mantienen escépticos al proceso de vacunación.

De acuerdo a estadísticas del Foro Nacional de Convergencia (Fonac), en la actualidad más de dos millones de personas aún no completan su esquema básico de vacunación contra la COVID-19, ya que, no se han aplicado ninguna dosis o aún están pendientes de ser inoculados por segunda vez.

En ese orden, para el secretario ejecutivo del Fonac, Omar Rivera, “la situación es grave, según datos oficiales que hemos podido verificar, más de un millón 100 mil personas aún no se aplican la segunda dosis de la vacuna contra el nuevo Coronavirus, y un poco más de un millón 360 mil aún no se aplica ni siquiera la primera”.

En el último boletín de vacunación contra la COVID-19, No. 21-2021, del 13 de diciembre de 2021, la Secretaría de Salud informó que, de los 6 millones de personas elegibles a ser vacunadas, un poco más de 4.8 millones de ellas ha recibido la primera dosis, 3.7 millones la segunda dosis y 240 mil 452 la tercera dosis y refuerzo.

Sin embargo, el número de no vacunados es creciente y marca una gran brecha entre los objetivos trazados por las autoridades para recuperar la normalidad del país previo a la pandemia que inició en marzo de 2020.