¡Vanessa Bryant pone a temblar a la policía con nueva enmienda a su demanda!

0
48

Vanessa Bryant está decidida a llegar hasta las últimas consecuencias en lo que se refiere a la polémica de las fotos existentes del terrible accidente de helicóptero en el que fallecieron su marido, Kobe Bryant, y la segunda hija de ambos, Gianna.

La viuda de Kobe quiere que se hagan públicos los nombres de los cuatro agentes de seguridad del condado de Los Ángeles, que compartieron fotos del lugar del siniestro y los cadáveres “sin autorización”, según sus abogados.

Para ello, hicieron una enmienda en la demanda previa que busca daños y perjuicios por negligencia e invasión de privacidad contra el departamento de policía, agregando a los cuatros involucrados y al departamento de bomberos del condado de Los Ángeles, por compartir fotos de niños, padres y entrenadores fallecidos en el terrible accidente.

IG Vanessa Bryant© Proporcionado por People en Espanol IG Vanessa Bryant

Sin embargo,  como se asegura en un artículo del L.A. Times,  los abogados del condado quieren mantener secretos los nombres de los agentes que cometieron la morbosa imprudencia, ya que temen que al hacerlos públicos sean atacados.

La viuda de Kobe Bryant explicó así su postura en las redes:

IG Vanessa Bryant© Proporcionado por People en Espanol IG Vanessa Bryant

“El departamento de policía quiere ocultar los nombres de los agentes que tomaron y-o compartieron fotos de mi esposo, mi hija y demás víctimas. No quiere que sus nombres se hagan públicos. Cualquier otra persona que enfrentara esta denuncia, estaría desprotegida y señalada públicamente. No todos los agentes de la ley son malos. Estas personas en específico necesitan figurar como responsables de sus actos, igual que todo el mundo”, escribió en sus historias, añadiendo la etiqueta de doble moral.

Debido a esta enmienda, ahora presentada por sus abogados, se ha sabido que existe un informe de asuntos internos del departamento del sheriff en el que se declara que un oficial tomó entre 25 y 100 fotos que fueron difundidas rápidamente por mensajes de texto y otras tecnologías durante los dos días posteriores a la tragedia.

Gracias a esta dolorosa experiencia expuesta por Vanessa Bryant, se promulgó una nueva ley que entró en vigor el pasado enero en el que se tipifica como delito que agentes del orden público u otras personas que ayuden a prestar socorro a la escena de un accidente o crimen, tomen fotografías de las personas fallecidas si no son parte de una investigación oficial.