Luis Enrique: “Jugar sin público es más triste que bailar con tu hermana”

0
116

Luis Enrique ha pasado por el programa de YouTube “Colgados del aro” para hablar entre otros temas sobre la vuelta del fútbol, las concentraciones, los partidos sin público y cómo ha pasado el confinamiento.

Como jugador: “Hubiera deseado empezar cuanto antes. No tengo ningún temor. Solo he temido por la gente mayor que aprecio y por quien pueda sufrir esto. A nivel personal tengo cero miedo. A partir de ahora todos aceptaremos que cuando alguien se resfríe lleve una mascarilla. Estoy seguro de que como jugador tendría muchas ganas de empezar. Como entrenador sí me gustaría empezar por lo que significa más que por las ganas que podría tener”.

Promote health. Save lives. Serve the vulnerable. Visit who.int
Jugar sin público: “Es más triste que bailar con tu propia hermana. He visto el fútbol alemán y es lamentable. Se oyen los insultos y se pierde la intimidad de los buenos momentos, pero hay que entender que esto es un business que genera mucho dinero y a pesar de que el espectáculo dista de cuando se juega con gente puede ayudar a pasar el confinamiento. Empezar a ver fútbol o baloncesto es interesante”.

Concentraciones: “Es lo que hemos hecho toda la vida. Otra cosa es que los jugadores se pronuncien. Aceptarán lo que dictaminen los organismos para que esto sea factible, haya menos contagios, los propios profesionales de los hospitales le va a poder suceder igual a los futbolistas. Lo aceptarán sin ningún problema. Otra cosa es que su opinión sea no ir concentrado”.

Ir de Madrid a Barcelona: ““No generas ningún odio al irte a otro club. Es liberación de hormonas. Son como las células dañinas, a las que tienes que atacar. Te puede ir bien y los hacemos por el bien. Hay que potenciar que los jugadores cambien más de equipo. Fue bonito irme gratis. No llegamos a un acuerdo y tomé el camino que decidí. Fue muy gratificante como jugador que Capello dijera que no podía entender que me hubiera ido libre. Atraía más los gestos o la polémica. Una cosa es la reacción de un público de un estadio. En Madrid siempre he recibido cariño. En mi tercer año me llamaron para renovarme y no fructificaron porque no me volvieron a llamar. A partir de ahí quizá mi rendimiento no fue el necesario para convencerlos. No era uno de los pilares del equipo”.

PUBLICIDAD

Promote health. Save lives. Serve the vulnerable. Visit who.int
Su gol al Madrid con el Barça y la celebración: “Para uno marco tenía que celebrarlo”.

Pitos del Bernabéu: “Es un estadio que cuando hay rivales pequeños espera que sucedan cosas para animar. Cuando llega la Champions son calientes y pesan”.

La vuelta de Figo: “Estabamos en corro antes de empezar el partido no nos oíamos a un metro. Había una tensión acumulada de mucho tiempo y al final cayó una cosita por allí… Fue un partido increíble. Es de esos partidos que se te quedan grabados y era imposible que perdieramos. Aquel día si sacamos once corderos vestidos del Barça ganan el partido seguro porque era imposible no dejarse llevar por el ambiente, pero a ese nivel destaco ese partido”.

Gestión en la Selección: “Como seleccionador es una de las cosas más bonitas porque todos vienen encantados y predispuestos porque confían en mí. Otra cosa es cuando llega una convivencia de 40 días y juegan poco”.

Eurocopa: “Se ha pasado al próximo verano y está todo en el aire. La incertidumbre a todos nos perjudica y asusta y va a ser el día a día. Esperando que se reinicien todas las actividades, cuando empiece el fútbol porque hacemos lo que más nos gusta y luego empezar con los partidos amistosos. En teoría, la Selección debería tener partidos amistosos en septiembre siempre y cuando se restablezca la normalidad. Lo importante ahora son otras cosas y a esperar”.

Porcentaje de entrenador con Clemente: “He sido un poco injusto ahora que nos reunimos los seleccionadores de las diferentes categorías. Cuando me han preguntado por el mejor entrenador que he tenido he dicho Van Gaal que era uno de los que más sabía de táctica y después de analizarlo uno de los mejores ha sido Clemente porque a través de lo que generaba y te transmitía. Ese poder de convencimiento por la palabra. Ser entrenador implica muchas cosas. Es justo para mí reconocerlo después de un análisis. Tácticamente, Luis de la Fuente me informó que Clemente fue el primero en jugar en zona la línea de cuatro. Ahora le tachan de defensivo”.

Querido por los entrenadores: “Algún rifirrafe puedes tener. Me he sentido muy querido con mis entrenadores”.

Bobby Robson: “Un entrenador curioso al que sí que le gustaba salir de su país. Cuando entré en el vestuario me miró y veía que no me conocía y fue Mourinho quien nos presentó”.

Relación con los jugadores: “En el Barça B había uno o dos jugadores con una vitola superior al resto y lo tienes que gestionar. Esto es lo que te marca la relación con los jugadores. Cada vez que haya un altercado en el vestuario cómo tratas al crack, cómo al que no juega, al que se ha atrevido a decirte cualquier cosa. Este tipo de cosas son las que marcan tu relación con el grupo. Si has sido justo, sincero”.

Jugadores que siempre quiere tener en su equipo: “Puyol o Iván de la Peña. Dos tíos que eran unos enfermos como yo. Eran amigos. Y que no sean amigos he sido compañero de Iniesta cuando no era nada y luego que fuera mi capitán. Un tío único que ha marcado goles que quedarán en la historia del fútbol español”.

Totti: “Es una de las grandes satisfacciones que se tiene como jugador. Cuando ves que hay un cariño en las experiencias que has compartido. Como entrenador es un poco lo mismo. Al llegar nos enemistaron como siempre que llegas a un club y sobre todo yo que tengo la fama. Siempre he tenido muy buenas referencias con la mayoría de los jugadores. No he visto la entrevista, con Francesco siempre tuve buena relación”.

Nadal: “Lástima que sea del Madrid. No se puede ser mejor en el saber hasta perder. Es imposible no querer a Rafa. Ser solidario con el rival cuando ganas es fácil. Cuando estás fastidiado por la derrota que un tío te de la mano no es fácil. Es un gusto que nos represente por el mundo”.

Michael Jordan y “The Last Dance”: “Liderar para Jordan es fácil. A mí me gustaría serlo por lo que significa a nivel mundial. La parte fea no me gusta. Siempre he valorado a mis compañeros crack. Si hubiera tenido compañeros que me hubieran criticado me hubiera generado desconfianza, miedo a fallar. Jordan hubiera llegado a cotas mayores entre sus compañeros sin este rol. Jordan para los de mi quinta era Dios. Sigue siendo un número uno. Yo idolatré al jugador, la persona me da igual. Jordan permitió que en aquellos años se metieran cámaras y se les viera relajados”.

Confinamiento: “Antes del confinamiento me receté un herpes de zóster dos semanas y he estado tocado. Ahora me encuentro bien y esto es un juego de niños. He tenido diferentes molestias físicas fruto de la inactividad pero afortunadamente me puedo mover por el jardín y tengo tres rodillos de ciclista. Me he marcado rutinas y los días han pasado rápido la mayoría. Estudio inglés, veo partidos de la Selección para sacar conclusiones”.

Escupir en el campo: “Es imposible. Yo me subo a la bici y lo sigo haciendo. Genéticamente estamos predispuestos a esto”.

Concentraciones: “Es lo que hemos hecho toda la vida. Otra cosa es que los jugadores se pronuncien. Aceptarán lo que dictaminen los organismos para que esto sea factible, haya menos contagios, los propios profesionales de los hospitales le va a poder suceder igual a los futbolistas. Lo aceptarán sin ningún problema. Otra cosa es que su opinión sea no ir concentrado”.