La Sub-23 de Honduras lista para debutar en los Olímpicos ante Rumania

0
27

El choque entre Honduras, semifinalista en Río-2016, y Rumania, el jueves en Kashima por la primera fecha del grupo B del torneo de fútbol masculino de Tokio-2020, supone el cruce entre una selección centroamericana que viene en franco ascenso contra una europea que disputó sus últimos Juegos en 1964 sin haber brillado jamás.

El conjunto que dirige el uruguayo Miguel Falero se ha puesto como meta avanzar de fase y luego soñar con un metal, por lo que un comienzo positivo le abriría el camino en una zona B pareja en los papeles, que completan Corea del Sur y Nueva Zelanda.

Los hondureños vieron manchada su etapa final de preparación cuando hace un puñado de días igualaba 1-1 con el vigente subcampeón olímpico Alemania y los germanos abandonaron el campo de juego acusando a los catrachos de haberles lanzado insultos racistas a un joven alemán.

Para la H olímpica resultó un trago amargo y por eso la Federación salió a aclarar con un comunicado que todo se trató de “un malentendido entre los jugadores”, “reafirmando sus principios contra la discriminación racial o étnica”.

Por ello, una victoria le daría a Honduras tres puntos de oro y una sonrisa que limpiaría ese sinsabor.

“Rumania es un equipo agresivo, dinámico y con mucha entrega, con buen juego de pelota de mitad de cancha hacia adelante”, analizó Falero a su rival en la prensa nacional, consciente de que el partido se anuncia parejo y trabado. “Somos dos equipos que jugamos parecido”, precisó.

– Rumania, 57 años después –
Está claro que los chicos de Rumania no le harán el trabajo sencillo. Y tienen motivos de sobra. Tras finalizar en el tercer puesto en el Europeo de Italia-2019, ganado por los españoles, el once rumano logró sellar el boleto para un Juego por primera vez desde 1964, justamente disputado en la misma Tokio, donde terminó en quinto puesto hace ya 57 años…

En sus amistosos de preparación, Rumania consiguió dos empates con Arabia Saudita (0-0 y 1-1), en casa, antes de volar hacia Japón. Previamente, en junio había derrotado 1-0 a Australia, pero caído 1-0 con México, ambos encuentros en un torneo en Marbella.

“Yo quiero intentar estar lo más alto posible y crear problemas para Honduras. Si lo dejamos jugar, es un equipo bastante dinámico, móvil y puede crear problemas para cualquier equipo de este grupo”, afirmó por su lado el seleccionador rumano Mirel Radoi.

Honduras enfrentará a Nueva Zelanda por la segunda fecha del grupo, el próximo domingo en Kashima, donde luego chocarán Corea del Sur con Rumania.