Con caravana y misa despiden a Chelato Uclés en la Basílica de Suyapa

0
37

Horas después de que el Estadio Nacional, su casa eterna, le regalara un digno adiós, una caravana se desplegó rumbo a la Basílica de Suyapa para celebrar una misa de cuerpo presente de 45 minutos en honor al maestro de maestros: Chelato Uclés.

Sus hermanos, hijos, colegas, fanáticos y diversos medios de comunicación
partieron minutos antes de las 7:00 de la mañana desde la Funeraria Espíritu
Santo -en el bulevar Suyapa- para darle el adiós final al mejor DT del país.

El padre Carlo Magno ofició la misa en la capilla San Judas donde se siguieron
las medidas de bioseguridad y distanciamiento físico.

El Pabellón Nacional y algunos arreglos florales adornaron el féretro del hombre
que solo le regaló alegrías a su país.

Visiblemente afectada, Socorro Herrera, hermana de Chelato recordó que él
“era un guerrero, un luchador, un historiador del fútbol de Honduras. Nos hará
mucha falta”.

Además, su hermana Doris Gutiérrez leyó unos versículos de las Santas
Escrituras.

El jueves 29 de abril fue distinto en Honduras. El viejo Estadio Nacional abrió
sus oxidadas puertas para rendir homenaje al personaje de 80 años que
justamente en 1981 le dio al país la alegría más grande de su vida futbolera al
levantar el trofeo de campeón de la Concacaf y clasificar al Mundial de España
82, el postre que se comió Chelato Uclés en la misma casa del Rey Juan Carlos.

Fue distinto porque a la par de Socorro y Doris, sus hermanas más famosas, y de
sus mediáticos hijos Rudy y Francisco, se abrió la llave de la solidaridad para dar
un abrazo en el momento justo: llegaron Carlos Prono, Diego Vazquez, Efraín
Gutiérrez, Fabián Coito, Salomón Názar, Dani Turcios, Ástor Henríquez, Clovis
Morales, Dolmo Flores… todos con la palabra corta, justa, precisa.