La ola que viene: Cómo el coronavirus daña el cerebro

0
72

Si algo ha quedado claro durante la pandemia que vivimos es que la infección por COVID-19 puede ser más que una enfermedad respiratoria. Ahora, la comunidad médica advierte sobre una posible ola que viene: la de las secuelas neurológicas y neuropsiquiátricas que el SARS-CoV-2 puede provocar en algunas personas contagiadas.

El coronavirus puede dañar el cerebro provocando alucinaciones, daño nervioso, accidentes cerebrovasculares, síndrome de Guillain-Barré e incluso una inflamación cerebral potencialmente mortal, aún cuando los enfermos no manifiesten síntomas respiratorios graves.

Encefalomielitis diseminada aguda (EAD)

Luego de analizar los datos de 43 pacientes del Hospital Universitario de Londres de entre 16 y 85 años con síntomas leves a severos, expertos del University College of London encontraron que 12 de ellos sufrieron inflamación cerebral; 10 mostraron delirio y una afección conocida como “disfunción cerebral temporal”; ocho tuvieron derrames cerebrales y otros ocho, daño nervioso.

Nueve de los enfermos con inflamación cerebral presentaron encefalomielitis diseminada aguda (EAD), una condición rara y, en algunos casos, mortal, en la que el sistema inmune ataca la mielina, sustancia protectora que cubre las células nerviosas. A menudo se presenta como secuela de una infección viral.

Los médicos británicos señalaron que, antes de la pandemia, atendían un paciente con EAD al mes, en promedio; pero durante el periodo de la investigación, encontraron al menos uno a la semana. Sin embargo, no detectaron el virus en el cerebro ni en el líquido cefalorraquídeo de los pacientes.

Los expertos señalaron que la pandemia de COVID-19 podría causar una ola de complicaciones neurológicas en los infectados, “tal vez similar al brote de encefalitis letárgica en las décadas de 1920 y 1930 después de la pandemia de gripe de 1918”, pero eso “está por verse”. También hicieron un llamado a los médicos para estar atentos a estos efectos neurológicos, pues “el diagnóstico temprano puede mejorar los resultados de los pacientes”, escribieron en el reporte publicado en la revista Brain.

Síndrome de Guillain-Barré (SGB)

Otra condición cerebral que los expertos han observado en algunos enfermos de COVID-19 es el síndrome de Guillain-Barré (SGB) que, si bien comparte algunas características con la EAD, como el daño a la mielina y el antecedente de infección viral, afecta diferentes sectores del sistema nervioso. Se caracteriza por provocar debilidad muscular y hormigueo en las extremidades.

Según The Science Times, el SGB ha sido reportado sólo en diez casos de pacientes con coronavirus en el mundo, dos en EEUU, cinco en Italia, dos en Irán y uno más en Wuhan, China. La publicación señala que no es la primera vez que se relacionan pandemias con enfermedades neurológicas: brotes anteriores de coronavirus como el SARS y el MERS o la pandemia de gripe H1N1 en 2009 también incrementaron los casos de GBS en el mundo.

No obstante, se requiere más información para relacionar directamente el SGB con el COVID-19. Los expertos señalan que la causa del SGB, como en el caso de la EAD, en realidad es la respuesta inmune generada en el organismo para combatir el virus, no el virus en sí mismo. La pérdida de visión, debilidad muscular y un dolor de cabeza prolongado son síntomas que son deben ignorarse.