Estos son los 4 tipos de alimentos que se deben evitar porque afectan la circulación sanguínea

0
59

Es habitual que tengamos problemas en el sistema circulatorio, que pueden causarnos diversos inconvenientes en nuestra salud. En ocasiones, estas afectaciones están relacionadas con los alimentos que consumimos, por lo es posible que debamos evitar algunos de ellos.

La nutricionista Anna Vilarrasa señala, en una publicación del sitio web Mejor con salud, que una dieta rica en grasas, azúcares y algunos minerales es dañina para los vasos y el flujo de sangre normal.

La especialista señala que hay cuatro tipos de alimentos que es preferible evitar si deseamos tener un mejor riego sanguíneo:

1. Alimentos con alto contenido de sodio

El sodio genera la retención de agua, con lo que el volumen de la sangre aumenta, debido a esto, constituye una amenaza tanto para las arterias como para los vasos más pequeños. Esto finalmente causa una subida de la presión arterial que acaba dañando las paredes vasculares.

La nutricionista señala que se recomienda evitar todos los alimentos ricos en sodio, entre ellos, los productos procesados como los de panadería, embutidos, salsas, caldos y aderezos comerciales. También sugiere un consumo moderado de las conservas de pescado, las aceitunas y el queso.

2. Carne roja y procesada

No todas las carnes afectan por igual y el grado de procesamiento que tienen es uno de los factores clave para determinarlo. Hay que recordar que el consumo de carne roja por sí sola está considerada factor de riesgo para padecer enfermedades cardíacas y problemas en la circulación sanguínea.

Según los resultados de algunos estudios científicos, el consumo de carne roja procesada y la salud cardiovascular están fuertemente relacionados. En cambio, la vinculación es casi nula con la que está sin procesar.

“La diferencia entre los dos tipos de carne se puede explicar por la mayor presencia de sodio y otros aditivos en los productos cárnicos elaborados. El estudio habla en concreto de víveres como el tocino, los perritos calientes, las salchichas, el salami y otros embutidos”, señala la especialista.

3. Alimentos con grasas hidrogenadas

Desde hace algún tiempo se analizan este tipo de lípidos o ácidos grasos trans. Estos están de forma natural en algunas carnes pero, por sus efectos negativos en la salud, en muchos países han regulado su uso por parte de la industria alimentaria.

Análisis científicos han evidenciado que las grasas hidrogenadas incrementan la presencia de triglicéridos y colesterol LDL en la sangre. Este exceso de lípidos causa una deficiente circulación. En consecuencia, empeora la oxigenación y la llegada de nutrientes a todas las células corporales.

La nutricionista indica que “su consumo máximo se ha cifrado en un 1 % del total de la ingesta energética diaria. La mejor forma de reducirlo es eliminando los productos industriales de la dieta”. Los que contienen mayor presencia de grasas trans son los siguientes:

  • Margarinas vegetales
  • Productos de pastelería y panadería elaborados de forma industrial
  • Comidas rápidas

4. Azúcares añadidos

En la actualidad, el azúcar es uno de los componentes que causa una mayor cantidad de problemas a la salud, entre estos, a la circulación sanguínea. Tiene un elevado valor calórico y no aporta ningún nutriente a nuestro organismo. Como consecuencia incrementa la probabilidad de padecer obesidad, lo que repercute en una peor salud cardíaca.

Además, consumir demasiada azúcar aumenta el riesgo de padecer diabetes tipo 2. “Los niveles altos de glucosa en sangre afectan el estado de las paredes arteriales y venosas. Con el paso del tiempo, son más frágiles y menos funcionales, por lo que crece la posibilidad de desarrollar una enfermedad cardiovascular”, señala la especialista. (I)