NASRY ASFURA

0
93

Nasry Juan Asfura Zablah, muy pocos lo ubicarían con ese nombre, sin embargo, al decir Tito Asfura o Papi a la orden, la cosa cambia.

Con 30 años de experiencia en el rodeo político Asfura es uno de los hombres más populares del partido nacional, lo que lo ha llevado en la actualidad a salir de la alcaldía y buscar ahora ser presidente de Honduras.

Nacido el 8 de junio de 1958, con 62 años de edad, Papi es de origen árabe palestino por las raíces de sus padres, sin embargo, su corazón está en Tegucigalpa. Aunque su formación académica se quedó a nivel de un bachiller, él es catalogado como un empresario del rubro de la construcción y un burro para trabajar como él se autodenomina.

Con vestimenta sencilla, sus acostumbrados jeans, camisas al arremangadas y nunca formal, sus extensos horarios de trabajo, dan fe de su pasión por su labor al frente de la comuna, según miembros de su partido.

Actualmente está casado con Lissette del Cid de Asfura con quien procreó tres hijas: Monique, Stephanie y Alexandra.

Su infancia fue acomoda nunca tuvo problemas económicos de pequeño y sus estudios los realizó en el instituto San Francisco en Comayagüela, obteniendo el título de Bachillerato en Ciencias y Letras. Posteriormente, comenzó estudios de ingeniería civil, sin embargo, no terminó los estudios.

Su paso por la administración pública comenzó desde la década en tiempos de Nora Gúnera de Melgar, posteriormente se integró siempre en la alcaldía como regidor de Ricardo Álvarez y luego fue diputado del Congreso Nacional cuando Juan Orlando Hernández era presidente de ese poder del Estado. Al mismo tiempo, Asfura era ministro del Fondo Hondureño de Inversión Social.

Desde 2014, Tito Asfura ha sido alcalde de la capital gozando de una amplia popularidad en la zona central y sus alrededores.

En cuanto a los señalamientos ante la justicia, el edil se defiende de una acusación de la UFERCO que lo señala como lavador de activos junto a su actual regidora.

En la actualidad, Asfura busca la presidencia de la República por el Movimiento Unidad y Esperanza, haciéndose acompañar de 43 diputados actuales y de nuevos rostros que esperan dar la cuarta victoria al partido nacional.