José Ramón Coto

0
101

 

Tegucigalpa. –  El abogado y ahora candidato presidencial por el Partido Vamos, José Ramón Coto, nació el 4 de agosto de 1966 en el municipio de Protección, departamento de Santa Bárbara.

Se describe como un hombre sencillo e integro, y un abogado sumamente puntual, con el objetivo de gobernar la república de Honduras, sin necesidad de aparentar lo que no tiene.

Asimismo, se considera como uno de los mejores litigantes y piensa implementar sus cualidades al momento de liderar el país, su fin es arreglar la problemática, que según Coto, los partidos tradicionales han generado.

Ramón Coto realizó sus estudios de primaria y secundaria en la escuela Normal Centroamérica en Comayagua. Su primer título de educación superior lo obtuvo en la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM), egresando de licenciado en educación.

También curso por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), titulándose como licenciado en gerencia y desarrollo social; Mientras que en la Universidad Metropolitana de Honduras,  salió como licenciado en ciencias jurídicas y finalmente estudió en la Universidad Tecnológica de Honduras (UTH).

Pero Coto García se caracteriza por ser abogado en materia penal y civil, investigador en temas sociales y asesor jurídico en materia de derechos humanos.

Ha laborado en varias organizaciones como Plan Internacional en Honduras, CARE Internacional, Visión Mundial, Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo (USAID) y en la Asociación de Municipios de Honduras (Amhon).

Sobre su infancia

Tuvo limitaciones en su infancia ya que no contaba con una riqueza económica, perdió a su madre cuando tenía 4 años.

Luego se dispuso a trabajar en una finca de café en la Libertad, Comayagua, donde lo mandaba a vender aguacates y cajetillas de coco afuera de las escuelas.

La relación con su padre nunca fue la mejor, por lo que lo dio en adopción 4 años después de la muerte de su madre, sin embargo, su padre adoptivo le facilito los medios para poder estudiar, convirtiéndolo en lo que hoy es.