DARÍO BANEGAS

0
54

 

Darío Banegas, es nuevo en la carrera por la presidencia de Hnduras, ya que su recorrido ha sido más por los medios de comunicación, donde ha tenido una destacada trayectoria, sin embargo, su revolución de la esperanza es prometedora para los nuevos votantes.

Con dos períodos en el Congreso Nacional, con una participación activa en los temas de país y una demarcación del lado oscuro del liberalismo, Banegas ha logrado captar la atención en el rodeo político al ser uno de los movimientos en las elecciones primarias.

Nacido en Santa Bárbara un 22 de octubre de 1969, es el tercero de seis hermanos y padre de dos hijos. Desde su juventud supo que su pasión por el periodismo lo llevaría por caminos apegados a la verdad y a la comunicación social.

Desde muy joven incursionó en la vida pública como corresponsal y reportero, además de comentarista deportivo en algunas estaciones de radio en San Pedro Sula. Hasta la fecha ha publicado más de 26 mil caricaturas, cualidad nata que lo caracteriza como uno delos mejores en su arte. Desde 1985 se ha mantenido en la tarea de hacer una diaria para El Heraldo, en las cuales refleja una realidad de país a través de un dibujo.

Posteriormente, fue contratado en 1989 por Diario Tiempo y un año después pasó a La Prensa. Sin embargo, el paso de la caricatura a la televisión no fue difícil, ya que en la actualidad conduce un programa de entrevista en la que dibuja una caricatura del entrevistado.

Es el autor de al menos tres libros -«Y reír es de sabios» (1989), «Banegas en su tinta» (1999) y «Humor y Fe» (2004)-  y coautor en otros tantos.

Actualmente es diputado por el partido liberal en representación del departamento de Cortés, siendo este su tercer período, ubicándose desde 2010 en un curul del legislativo.

Ante los últimos acontecimientos en el país Banegas afirmó en varias ocasiones que le indigna los altos niveles de corrupción y el deplorable sistema de justicia que no lleva a prisión a los verdaderos culpables, motivos que fueron suficientes para llevar su postulación a la presidencia de la República, siendo uno de los tres movimientos que se disputan la máxima jefatura a lo interno del partido liberal.