Xiomara Castro en su primer discurso en la Asamblea General de la ONU: “Honduras se está construyendo bajo una visión de refundación humanista”

0
34

La presidenta Xiomara Castro, en su comparecencia ante miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la 77 Asamblea General, resaltó que la Honduras que dirige se está construyendo bajo una visión de refundación humanista.

La presidenta reitero su compromiso con instalar la CICIH

Tras culpar a la dictadura instaurada en 13 años, de los altos indices de pobreza e inseguridad, destacó algunos de los primeros avances de su gobierno y aseguró que Honduras nunca volverá a ser tierra de nadie y «proporcionaremos salud, educación de calidad a nuestros niños y jóvenes».

En ese mismo tema hizo un furibundo reclamo a la comunidad internacional «tuvimos 13 años de dictadura tutelada por la comunidad internacional».

Durante su discurso en la Asamblea General de la ONU la presidenta, remarcó que «Las políticas públicas avaladas por el modelo rentistas nos arrastraron a un mundo cargado de violencia y pobreza».

Añadió que en los 13 años de dictadura el país alcanzó la tasa de pobreza de 74 % la más alta, y nos llevó al país a multiplicar su deuda pública por seis veces y es por ello que las naciones pobres del mundo ya no “soportamos los golpes de Estado».

Destacó que su gobierno fue electo democráticamente con una alta aceptación pero reconoció que «la democracia electoral no es suficiente para obtener el bienestar material y espiritual de nuestro pueblo».

«Cinco de cada diez de mis compatriotas viven en pobreza extrema. Pero tengo claro que ninguna de estas cifras impresiona a nadie en un mundo que hoy vive bajo la dictadura monetaria, que a los más pobres se les impone medidas draconianas de disciplina fiscal, que aumentan el sufrimiento de las mayorías postergadas, y el capital especulativo no tiene límites» zanjo la presidenta.

Sigue compromiso para instalar CICIH

En cuanto al tema de la instalación de la  la Comisión Internacional Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (CICIH), reiteró que sigue el trabajo para cumplir su compromiso de la instalación de con la ayuda de la ONU.

«Vamos a instalar una Comisión Internacional de Combate a la Corrupción e Impunidad con el apoyo del secretario de las Naciones Unidas».

Reclamo a la comunidad internacional

Asimismo, la mandataria habló de que nadie debe tratar de desestabilizar el país porque Honduras quiere vivir en paz, y nadie debe “escoger con quiénes debemos relacionarnos».

En ese orden se refirió a las relaciones con la comunidad internacional y dijo que «rechazamos el infame y brutal bloqueo a Cuba (…), y debe terminar la agresión contra Venezuela».

Castro resalto que  resulta inaceptable este orden mundial arbitrario, en el que existen países de tercera y de cuarta categoría, mientras los que se creen civilizados no se cansan de hacer invasiones, guerras, especulaciones financieras y crucificarnos con su inflación una y otra vez.

Migrantes generan más divisas que muchas exportaciones 

Durante su comparecencia también se refirió al tema migratorio y remarcó que, para Honduras, que las caravanas de migrantes siguen saliendo huyendo de la dictadura que se montó por más de una década.

La salida de los compatriotas es una dura pérdida para el país y sus familias, reconoció.

Seguidamente, subrayó que los números nos indican que este proceso de éxodo provocado por la injusticia neoliberal genera más desempleo y amarra a una indeseable dependencia.

De igual forma, señaló que paradójicamente los emigrantes generan más ingreso de divisas que muchas de las exportaciones tradicionales, “nuestra solidaridad y acompañamiento con los tepecianos”.

Finalmente dijo que en Honduras, su gobierno ha comenzado un proceso de refundación y cambio profundo que se basa en cuatro pilares fundamentales: La transformación revolucionaria de la educación; construir un modelo económico alternativo, profundamente soberano; construir un sistema cuyo centro es la exaltación del humanismo, la solidaridad, la integración con pueblos hermanos, la paz y el respeto a los derechos humanos; a desprivatización progresiva de los servicios públicos, como salud, agua potable, la energía eléctrica y el internet.