Prevén que en primer semestre de 2023 se licite proyecto para habilitar Ciudad Mateo

0
45

Tegucigalpa – El director del Instituto de Jubilaciones y Pensiones de los Empleados y Funcionarios del Poder Ejecutivo (Injupemp), Amable de Jesús Hernández anunció este sábado que se prevé que para el primer semestre de 2023 se licite el proyecto para habilitar el proyecto habitacional Ciudad Mateo, ubicado en la periferia de la capital hondureña.

– El gobierno no puede inhibirse de tomar decisiones, dijo.

“La meta es que en los primeros seis meses de 2023 estemos haciendo el lanzamiento de la primera licitación después de todas las valoraciones obviamente siguiendo todos los procedimientos internos que establece a lo interno de la institución”, explicó.

Dijo que el gobierno tiene la obligación de escuchar a todos los sectores de la sociedad, pero lo que no puede hacer es quedarse de brazos cruzados porque fueron electos para presentar soluciones a las distintas problemáticas.

“La decisión política del gobierno es habilitar Ciudad Mateo, pero se ha creado una unidad ejecutora dentro de Injupemp para hacer las revisiones que tienen que ver con los impactos ambientales”, apuntó.

Hernández arguyó que todos los alrededores de Ciudad Mateo, incluyendo la represa Los Laureles, están habitadas, por lo que el proyecto habitacional es viable porque tendrá su propio sistema de tratamiento de aguas.

Subrayó que “hay que preguntarse toda el agua que se extrae de Ciudad Mateo, esas empresas ¿tienen permisos ambientales? ¿hay controles de calidad?”.

Puntualizó que Injupemp cuenta con más de 72 mil afiliados (52 mil activos y 20 mil pasivos), quienes tendrían la posibilidad de acceder al programa de viviendas de Ciudad Mateo.

Ciudad Mateo

El proyecto habitacional Ciudad Mateo es un complejo habitacional de más de 2 mil 500 casas construidas al suroeste de la capital, sobre la cuenta del río Guacerique, y sobre la misma represa Los Laureles. Fue construido en 1992 durante la administración de Rafael Callejas.

A inicios de la década de los 90, el Injupemp tenía en ese año un superávit de mil millones de lempiras, y todo se maquinó para crear un sistema con participación de contratistas y autoridades del Instituto. Fueron muchos los funcionarios y empresarios que se beneficiaron con este proyecto, pero hasta el momento, ninguno de ellos ha rendido cuentas a la Justicia.

Dora Ehrler de Ugarte era titular de una extensa propiedad conocida como San Mateo. En junio de 1991, Víctor Francisco Bendeck Ramírez, su apoderado legal, ordena la revisión catastral de la misma y en marzo de 1992 la compra por intermedio de la Financiera Nacional S.A. (FINANSA).

En abril de 1992, FINANSA comunicó al Servicio Autónomo Nacional de Aguas y Alcantarillado (SANAA) la intención de urbanizar con 10 mil viviendas el 58 % que había quedado en sus manos. Pero este organismo desaconsejó la construcción de un complejo habitacional de esa magnitud, pues afectaría el medio ambiente en una zona considerada vulnerable y protegida para evitar daños a la represa Los Laureles, lo cual afectaría la provisión de agua a la ciudad capital.