La nave DART se estrella contra un asteroide para desviarlo: “La defensa de nuestro planeta es una tarea mundial”

0
79

La primera fase de la misión DART ha sido un éxito pues la nave ha impactado contra el asteroide Dimorphos. En las próximas semanas medirán con telescopios si su órbita se ha modificado, como pretendía la NASA

Video thumbnail
El emocionante momento en el que la nave DART impacta contra un asteroide para desviarloNASA / EL MUNDO

Por primera vez, la humanidad ha intentado desviar voluntariamente un asteroide. Si lo ha conseguido, lo sabremos en las próximas semanas pero lo que ya es seguro es que una sonda ha chocado a 22.500 kilómetros por hora contra una de estas rocas cósmicas con el objetivo de modificar su órbita. A las 1.15 (hora peninsular) del martes, los aplausos de los ingenieros y científicos en el el centro de control anunciaban que la nave espacial DART, de 550 kilos, acababa de chocar de forma controlada contra Dimorphos, un asteroide de 160 metros de diámetro que no representa una amenaza para la Tierra. Y la NASA lo ha retransmitido en directo.

“Han sido años de duro trabajo, de innovaciones y creatividad”, ha dicho tras el impacto el director de la NASA, Bill Nelson, que ha agradecido el esfuerzo “al equipo internacional” que lo ha conseguido: “Estamos demostrando que la defensa de nuestro planeta es una tarea mundial y es muy posible salvar el planeta”, ha asegurado el máximo responsable de la agencia espacial.

Para saber más

“Nos hemos embarcado en una nueva era, en la que potencialmente tenemos la capacidad de protegernos del peligroso impacto de un asteroide“, ha manifestado por su parte Lori Glaze, directora de ciencias planetarias de la NASA.

Horas antes, Nelson resumía así en qué consiste DART. “Esta noche, la NASA estrellará una nave espacial no tripulada contra un asteroide. A propósito. Sí, están leyendo bien. Y no, no es el guion de una película“.

Lo cierto es cosas así sólo las habíamos visto en el cine, que ha recreado repetidamente en films como Deep Impact,Armageddon o No mires arriba qué pasaría si se detectara que un asteroide de gran tamaño se dirige hacia la Tierra.

Estamos, pues, ante el primer ensayo de una misión de defensa planetaria porque, probando esta tecnología, las agencias espaciales quieren prepararse o anticiparse a un temido escenario que sabemos que ya se ha dado en el pasado: que un asteroide se dirija hacia la Tierra.

Impactos de asteroides

El ejemplo más catastrófico tuvo lugar hace 65 millones de años, cuando una roca de varios kilómetros de diámetro (se estima que unos 5 km) arrasó con gran parte de la vida terrestre, incluyendo los imponentes dinosaurios. Más recientemente, en 1908 otro cuerpo celeste cayó en Tugunska (Siberia), ocasionando un gran cráter, afortunadamente en una zona que no estaba poblada.

El susto más reciente, y que causó miles de heridos debido a la rotura de cristales por la onda de choque, ocurrió en 2013 cuando una roca de unos 20 metros que no había sido detectado previamente cayó en la localidad rusa de Chelyabinsk. Venía de la dirección del Sol y no se localizó con antelación, pese a que los astrónomos mantienen monitorizados más de 2.000 asteroides potencialmente peligrosos por su tamaño y porque su riesgo de impacto contra nuestro planeta no es cero -aunque aseguran que ninguno de ellos representa hoy en día una amenaza para la Tierra-.

Escrutan el cielo continuamente para buscar nuevos objetos peligrosos que incluyen en listas de riesgo porque como explica Michael Kueppers, científico de la ESA, se conocen todavía pocos asteroides más pequeños, de entre los 50 y los 100 metros, una tarea en la que están avanzando y que esperan completar en la próxima década con la ayuda de nuevos instrumentos y telescopios.

La pionera operación de desvío ha tenido lugar a 11 millones de kilómetros de distancia de nuestro planeta, una distancia que la nave, lanzada el pasado noviembre, ha tardado 10 meses en recorrer. y el objetivo es cambiar ligeramente la trayectoria de esta roca de unos 160 metros de diámetro, que orbita otro asteroide de mayor tamaño llamado Didymos. Dimorphos tarda 11 horas y 55 minutos en orbitar Dydimos, y tras el empujón, la NASA espera modificar su órbita de modo que tarde unos 10 minutos menos en dar una vuelta alrededor del asteroide principal.

Un pequeño satélite de la Agencia Espacial Italiana (ASI) ha tomado imágenes del choque entre DART y este asteroide. Con observaciones de telescopios terrestres, la NASA determinará hasta qué punto esta misión de prueba ha tenido éxito, si se ha logrado modificar la trayectoria de la roca espacial y en el caso de que sí, cuánto.

Debido a lo lejanos que están, los científicos aún saben poco sobre la pareja de asteroides elegida para esta misión histórica. Como explica a EL MUNDO Michael Kueppers, científico de la ESA, “Didymos es un asteroide de la clase S, que son asteroides rocosos, principalmente hechos de silicatos. Corresponden a meteoritos llamados condritas ordinarias. Desconocemos la composición de Dimorphos. Las teorías más aceptadas de la formación de asteroides binarios predicen que la composición de Didymos y Dimorphos debe ser la misma”, explica.

Para esta primera misión se ha optado por el impacto cinético, que consiste en modificar la trayectoria de un asteroide mediante el choque de un proyectil, que en este caso es la propia nave. Hay otros métodos en estudio, como el impacto nuclear o el tractor gravitatorio.

Orígenes del Sistema Solar

Asimismo, lo que ha ocurrido esta madrugada será estudiado en profundidad en diciembre de 2026, cuando llegue a este sistema de asteroides otra misión espacial llamada HERA, que está siendo construida por la Agencia Espacial Europea (ESA) y cuyo lanzamiento está previsto para octubre de 2024.

“Los asteroides son restos del material primigenio del Sistema Solar. Su estructura, composición y características nos hablan directamente de cómo era el Sistema Solar en sus orígenes”, explica Mariella Graziano, directora general de GMV, la empresa que está construyendo el sistema de guiado, navegación y control de HERA.

Como detalla esa ingenieria, “la nave HERA llevará a bordo diferentes instrumentos científicos para poder estudiar y caracterizar el sistema binario Didymos/Dimorphos (independientemente del impacto de sonda DART sobre el asteroide y tan importante o más para el objetivo de defensa planetaria que el análisis directo del impacto de DART)”, sostiene. Así, la sonda europea tomará mediciones de su campo gravitatorio, dinámica de rotación entre los dos asteroides, su estructura externa e interna, imágenes en diferentes espectros de frecuencia, medidas laser, térmicas, radar y radio frecuencia”.