Ecuatoriana que se cree estranguló a sus tres hijos y se suicidó en Connecticut tenía una guardería en su casa

0
49

Una madre que se cree estranguló a sus hijos antes de quitarse la vida era una emigrante ecuatoriana de 36 años y cuidaba niños de otras familias en una guardería sin licencia que tenía en su domicilio, en la ciudad de Danbury, Connecticut, donde ocurrió la tragedia.

La muerte de Sonia Loja y sus tres hijos de entre 5 y 12 años ha consternado a sus vecinos y amigos, que el jueves en la noche realizaron una vigilia frente al hogar de la familia, donde muchos no pudieron evitar las lágrimas.

La describieron como una madre que siempre estaba atenta a sus niños y era amorosa con los que cuidaba. Colocaron velas, flores, globos blancos y un oso de peluche en los escalones de la entrada de la casa.

“No puedo creer que haya hecho esto, no puedo creer lo que pasó”, dijo al New York Post Sonia Sucuzhanay, quien precisó que Loja emigró hace 15 años a Estados Unidos desde su natal Ecuador.

PUBLICIDAD

“Me sentía tranquila dejando a mis hijos con Sonia”, aseguró al diario.

De acuerdo con uno de sus vecinos, Elvis Espinal, el miércoles Loja dijo a uno de los padres que acudió a dejar a su hijo que ese día no podría cuidarlo. La emigrante se comunicó con los padres de los diez niños que atendía para informarles lo mismo, agrega el diario.

Esposo encontró los cuerpos

De acuerdo con los informes de prensa, la policía de Danbury recibió una llamada a las 6:30 de la tarde del miércoles de un hombre que estaba angustiado y llorando. Cuando los agentes llegaron al hogar se encontraron con los cadáveres de Loja y sus hijos Jonael Panjón, de 5 años, Joselyn, de 10, y Junior de 12, respectivamente.

Las autoridades creen que Loja estranguló a sus hijos y luego se ahorcó, pero esperan por el resultado de las autopsias para corroborar su sospecha.

Su esposo y padre de los niños, Pedro Panjón, que trabaja en jardinería, encontró los cuerpos cuando regresó a casa y se desmayó ante el descubrimiento, agrega el Post.

Previamente había llamado a la policía para que acudiera a su hogar porque había estado llamando a su esposa y no le contestaba. Panjón acudió a su hogar y unos minutos más tarde salió, llamó a la policía y se desmayó.

De acuerdo con el diario, Loja no tenía permiso de las autoridades para operar la guardería y había sido citada en dos ocasiones por la oficina del estado encargada de ese tema, según informó la agencia al Post.