Condenaron a prisión perpetua a un hombre que asesinó a un joven trans en Chile

0
74

A presidio perpetuo calificado fue condenado un hombre acusado de cometer un crimen de odio transfóbico en Chile, un hecho que causó conmoción en el país.

El crimen ocurrió en octubre del 2020 cuando Víctor Hugo Abarca Díaz, de 60 años, se encontró con la víctima, Vicente González Lorca, de 25 años, en un sitio eriazo de la Avenida Simpson en la ciudad de Valdivia, ubicada a 744 kilómetros al sur de Santiago.

En este lugar, Abarca Díaz atacó e inmovilizó al joven trans, además lo estranguló con sus dos manos hasta que le quitó la vida.

La investigación logró acreditar que, una vez muerta la víctima, el acusado le robó sus pertenencias y lo desvistió de la cintura para abajo para exponer su sexo biológico antes de hacer abandono de la escena del crimen.

La sentencia se dio a conocer después de un juicio que duró cinco días, en el que se compartió resultados de diligencias desarrolladas por la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI), peritos forenses de Criminalística, además de pruebas periciales del Servicio Médico Legal (SML). La investigación fue dirigida por la Fiscalía de Valdivia.

Mediante este trabajo el tribunal acreditó el delito de robo con homicidio, y que en este crimen hubo una motivación ignominiosa porque el acusado buscaba “afectar la honra de una persona que se auto percibía y reconocía como varón”, y que además “la violencia ejercida en su contra, que culminó lamentablemente en su muerte, fue ejercida además por motivos de género y/o en razón de su expresión de género o de su identidad de género”.

Otros antecedentes

La fiscalía solicitó al tribunal, presidido por Cecilia Samur Cornejo, jueza titular, e integrada por Lissette Salazar Sandoval, jueza destinada, y Germán Olmedo Donoso, juez titular, la mayor pena de la legislación chilena por agravantes vinculados a la alevosía con que actuó el acusado (sobre seguro), y por las razones transfóbicas que impulsaron este delito en contra de la víctima.

Por esto es que la justicia decretó su presidio perpetuo para el hombre de 60 años que suma condenas anteriores por homicidio calificado, violación, y diversos robos que totalizan más de 30 años tras las rejas, es decir, la mitad de su vida.

El acusado es oriundo de Santiago y cumplió las penas anteriores en diversos recintos penitenciarios del país. Al momento de este crimen se encontraba viviendo en situación de calle en la ciudad de Valdivia, mientras que la víctima había llegado hace pocos meses a vivir al sur de Chile.

El presidio perpetuo al que fue sentenciado el victimario lo mantendrá en la cárcel por los próximos 40 años de su vida. Se estima que cuando cumpla 100 años podría postular a algún beneficio carcelario.