Con más del 70% de los votos escrutados, Lula lidera y se impone a Bolsonaro por escaso margen, pero van a segunda vuelta

0
88

Crece la expectativa entre los brasileños ante los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales. El foco, claramente, está puesto en el ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva -el favorito en todas las encuestas-, y el actual presidente Jair Bolsonaro; dos archirrivales con dos visiones totalmente opuestas de Brasil.

 

El contexto hace que el país esté en una tensa espera, ya que este mismo domingo podría conocer a su próximo jefe de Estado. De acuerdo a los datos aportados por las encuestas que se difundieron en los últimos tiempos, Lula podría imponerse incluso en primera vuelta, algo que no ocurre desde 1998, mientras que Bolsonaro insiste en que los sondeos mienten y ha dejado planear dudas sobre si aceptará el resultado, alegando un posible fraude.

 

Luego de cerrados los comicios, el Tribunal Superior Electoral (TSE) comenzó a difundir los resultados. Con el 70,00 por ciento de los votos escrutados, Lula obtiene el 45,74 por ciento de los votos, y Bolsonaro el 45,51 por ciento. De confirmarse la sorpresiva tendencia habría ballotage el próximo 30 de octubre.

 

Como se esperaba, el resto de los candidatos se ubican muy lejos de los principales aspirantes. Simone Tebet, del Movimiento Democrático Brasileño, y Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista, apenas superan el 4 y 3 por ciento, respectivamente. Los otros siete, en tanto, no logran pasar el 1 por ciento.

Según las autoridades, la jornada culminó con tranquilidad y sin incidentes mayores. La información cobra dimensión si se tiene en cuenta que las elecciones de 2022 son las más polarizadas desde que Brasil recuperó la democracia en 1985. La campaña, de hecho, se ha caracterizado por un clima de crispación entre el ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, el gran favorito en las encuestas de intención de voto, y el actual presidente, Jair Bolsonaro, quien busca la reelección.

 

La polarización entre los principales candidatos se extendió a sus seguidores, con algunos casos de ataques y muertes motivadas por discusiones políticas en los últimos días.

 

En esta jornada, que se inició a las 08.00 hora local (11.00 GMT) y terminó a las 17.00 (20.00 GMT), estaban convocados unos 156,4 millones de votantes para elegir al presidente, a los 27 gobernadores, a los 513 diputados, a un tercio del Senado y renovar a los representantes en las asambleas legislativas regionales.

Una vez que cerraron los colegios electorales en todo el país (a las 17 horas locales) el TSE comenzó a difundir los primeros boletines con resultados oficiales.

 

La última encuesta del Instituto Datafolha atribuye 36 por ciento de las intenciones de votos válidos a Bolsonaro frente a 50 por ciento para el ex presidente Lula (2003-2010), porcentaje mínimo para evitar un segundo turno el 30 de octubre.