APUNTES 16/09/22

0
47

MORAZÁN. Bonito discurso el de Xiomara Castro, con elocuencia, sincronización y breve, llamando a desenterrar el legado del gran héroe, Francisco Morazán, e instaurar su cátedra en las escuelas.

TICOS. Pero, como cada loco con su tema -y nunca falta un pelo en la sopa-, por allí salieron unos orates pidiendo ajusticiar a los ticos por su fusilamiento.

SODOMA. Tan bien que iban los desfiles, y hasta la marcha del FNRP en el bulevar Morazán, hasta que se les ocurrió irse a zampar al estadio y degenerar el espectáculo. Sodoma y Gomorra.

LEJOS. El coordinador general, lejos de ayudarle a Xiomara Castro, está dañando su gobierno. Cómo se le ocurre convertir una fiesta cívico-patriótica en una manifestación política. Mejor no me ayudes, compadre…

COLMO. Y, el colmo de los colmos, las palillonas gais, “algunas” hasta enseñando sus nalgas todas peludas, gordas y horripilantes. El ridículo de todos los ridículos.

CIRCO. Nadie está en contra de la comunidad LGBTI -como se autovictimizan-, no hay tal homofobia en el país, pero ellos deben aprender a respetar a las mayorías, y también a las demás minorías, y dejar de actuar como payasos de circo. Ellos mismos se dan a irrespetar.

BARATO. Bueno está, como decía Margarito, el guardia, que los hayan abucheado y lanzado naranjazos cuando ingresaron al estadio. Hasta barato les salió.

BUSES. Los alrededores del bulevar Morazán se pintaron de amarillo, por todos los buses que trajeron a la “people” de Libre, desde Olancho y otras latitudes. Tienen derecho, así como lo hacían los cachurecos en sus 12 añitos, y los colorados.

TELE. El resignado de la tele fue el gran ausente en los desfiles de la “matria” -en el estrado principal-, contrario a la bailarina, que estuvo robando cámara de principio a fin a la diestra de Xiomara.

PASAR. Hombre, quién habría creído que a Rasel y a Rafael “anarquía” no los iban a dejar pasar al Parque Central para que saludaran a Xiomara.

PICOS. Aldanita y el poderoso ministro asesor en Comunicaciones estuvieron tan acaramelados que por poquito terminan dándose picos.

ANAPO. A oídos de Julissa y de Tavo, los resultados de las autopsias destapan que los dos muchachos de la Anapo no murieron por bebidas energizantes y similares.

PENA. Y Julissa dele que dele que no quisieron parar de correr, por pena a las muchachas, y que no sé qué, que aquí que allá, yo no fui, fue Teté.