APUNTES 04/10/22

0
166

SALUDO. Honores de ordenanza y el saludo uno de Xiomara en el Día del Soldado, conmemorando el nacimiento del generalísimo unionista con ascensos militares, en el Campo de Parada Marte.

TROPAS. Xiomara pasó revista a las tropas y le impuso las insignias de ascenso a los primeros generales “refundacionales”. ¡Y hasta la victoria siempre, compañeros!…

FONAC. Hombre, si Omar Rivera era achichincle de JOH, su defensor a ultranza, que lo quiten del Fonac y pongan a otro. Punto. Les encanta buscarle tres pies al gato.

SOCADO. Ni en las elecciones de noviembre habían socado tanto algunos dirigentes de Libre como el domingo cuando Bolsonaro empezó a remontar a Lula, que casi se había proclamado presidente en primera vuelta.

RASEL. Pero el ridículo de todos los ridículos lo hizo “RasEngels”, como le dice su amiga Beatriz, que proclamó y hasta salió a celebrar el triunfo de Lula en primera vuelta. Vecino de JOH, pero a los papos se los duerme con su discurso “revolucionario”.

RUSA. Terror en la montaña rusa, por la convocatoria de LR a sesiones legislativas para esta tarde, en pleno tracateo del Feriado Morazánico. Ya se cazan apuestas si meterá las mesas ciudadanas o el tercer debate del cuestionado Consejo de Defensa y Seguridad.

BRUJA. ¡Qué bonito! Como Redondo y Carlón se tomaron por adelantado su feriado en su gira por varios países europeos, convocan para hoy, y que a los demás diputados se los chupe la bruja.

ODIO. Reaparece la rectora, con un tamagás sobre los primeros ocho meses, y manda a decir que la agenda de Libre sigue enmarcada en el odio y la confrontación. Será.

CHAMBA. Arrancó el año cosecha de la caficultura, y otra vez a importar corteros de Nicaragua y Guatemala, lamenta Fredy Pastrana. Ajá, y no es que no hay chamba.

TRAER. Todo mundo quiere chamba, pero en el gobierno, y solo llegar a traer su chequecito a fin de mes. Y, el que no crea, que le pregunte a los colectivos de Libre.

MIGRA. Lo que más lamenta Fredy Pastrana son los trámites que deben realizar para importar corteros y, para terminar de rematar, la migra sigue pidiendo la prueba anticovid. Sean serios, hombre.

COSTOS. Lo divertido es que el pobre caficultor a puras cachas saca los costos de producción y encima tiene que costear la prueba anticovid. Como si ya no fuera suficiente con los daños en las fincas y los fertilizantes por las nubes. ¿Y el Ihcafé?