El presidente de la Conferencia Episcopal de Honduras, Ángel Garachana Pérez, lamentó que se haya avanzado poco en la lucha contra la corrupción en Honduras y pidió que los que ocupan cargos importantes en el país, lo hagan con responsabilidad.

“No podemos cerrar los ojos ante la corrupción, que es la raíz de la pobreza en Honduras”, expresó Garachana.

“Se necesita un cambio de actitud y de corazón de parte de quienes administran el Estado de Honduras. Las autoridades de los Poderes del Estado deben procurar la verdad, la transparencia”, agregó.

Asimismo, condenó que en Honduras no se haga verdadera justicia y lamentó lo que ocurre en el sistema penitenciario, donde la mayoría de internos esperan por una sentencia.

Garachana se mostró de acuerdo con que se dé continuidad al apoyo de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH).

El convenio de la MACCIH, firmado entre el gobierno de Honduras y la Organización de Estados Americanos (OEA), vence en enero de 2020 y debe ser ratificado para que continúe en el país.

“No hemos llegado al nivel como para prescindir de la MACCIH. Aunque hay voces del gobierno que dicen que no la necesitamos, los hechos nos confirman que sí la ocupamos. Ciertamente se ha avanzado en UFECIC, pero necesitamos avanzar mucho más”, dijo.

“Tenemos que seguir luchando contra la corrupción porque ahí radica la solución de muchos problemas como lo es la pobreza de nuestro pueblo”, añadió.

De igual forma, comentó que “pensemos en los millones que se le ha dado al país en diversos momentos como la condonación de la deuda, lo que la erradicación de la pobreza, sin embargo, los resultados han sido escasísimos precisamente por ese dinero no se usó para los fines que fueron dados”.

“Necesitamos seguir insistiendo que los que tienen cargos públicos están ahí para servir al pueblo. Se necesita un cambio de actitud muy profundo, especialmente del corazón que se exprese en desarrollo para todos”, concretó.