El alcalde suspendido de la ciudad de Choloma, Leopoldo Crivelli, dijo este miércoles, que su acusación que enfrente por presuntos actos de corrupción, podría tratarse de una persecución política y dejó entrever que podría ser de su propio partido. “Eso sería lamentable”, externó.

– Crivelli es alcalde por el Partido Liberal desde 2006, es decir ya cuatro períodos.

El edil se limitó a mencionar nombres, -dijo- para “no caer en el error en que ha caído la justicia del país conmigo. Se han equivocado de persona, yo no acostumbro a realizar ese tipo de prácticas, soy político, soy público, soy liberal e íntegro en mi forma de pensar y actuar”.

En ese sentido, afirmó que ha sido una persona que «nunca ha distinguido entre un azul –nacionalista- o un colorado -liberal-, siempre le he servido a quien necesita ayuda, toda persona recibe de mí un trato igualitario. Esto podría venir de la misma ciudad -Choloma- porque hay personas que gestionan la adversidad, solo para hacerle daño a alguien que tiene 14 años de ganar elecciones”.

“No podría decir quiénes son, porque está el caso en investigación y sería injusto mencionar a alguien. Esto es un atropello, lo más lamentable sería que desde mi mismo partido se estuviera dando, ahora hay que presentar ante las pruebas y que ellos -los fiscales- los que me acusan, que demuestren donde está la irregularidad en la compra del terreno”, concluyó el edil de Choloma.

Luego de comparecer en audiencia de imputados, el pasado jueves 28 de noviembre, el juez que conoce la causa dictó medidas distintas a la prisión para el alcalde de Choloma. Igualmente se ordenó la suspensión del cargo luego de ser acusado por tres delitos.

El exalcalde retrata una presunta valoración de 7.5 millones de lempiras de un terreno del botadero municipal en Choloma, el que tenía un costo de 3 millones, de acuerdo a la valoración de Bienes Nacionales del Estado.

 

Fuente: Proceso HN