En la convención nacionalista no todo fue «miel sobre hojuelas» ya que la furia azul de los seguidores de Tito Asfura, irrumpieron con golpes y botando portones en el evento cachureco, resultando golpeada la activista Mercedes Saravia, quien se fue a puño libre contra la guardia de honor.