Más de 15,000 migrantes hondureños fueron retornados desde México y Estados Unidos en los últimos tres meses.

En su gran mayoría fueron mujeres y niños que se quedaron con las ansias de
vivir el sueño americano.

Desde septiembre de este año, estos migrantes retornados adquirieron el derecho
a un bono de al menos diez mil lempiras en efectivo.

Así lo establece el decreto ejecutivo 172-2019 denominado Reglamento de Apoyo
Financiero a las Niñas, Niños y Adolescentes Migrantes Retornados y sus
Respectivas Familias aprobado por la Dirección de Niñez, Adolescencia y
Familia (Dinaf).

El reglamento tiene como finalidad promover la reintegración social por medio
de beneficios financieros de las niñas, niños y adolescentes migrantes retornados
y sus familias y así prevenir su migración reincidente.

Hace unos meses, el Gobierno de Honduras a través de la Dinaf suscribió con el
Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) un Plan Anual de
Trabajo (PAT-2019), del cual se desprende un apoyo financiero para ser
trasladado en beneficio de la niñez migrante y sus familias.

El reglamento señala que la Dinaf será la encargada de efectuar los
desembolsos.

“El Fondo antes referido será financiado a través de la actividad Sistema de
Gestión de Casos de Niñez Migrante Retornada y sus Familias del PAT, de fondos
vigentes de UNICEF, hasta su agotamiento. Sin perjuicio de ser alimentado con
otras fuentes de financiamiento nacional o de cooperación”, indica el documento.

Apoyo financiero

El reglamento autoriza la creación de dos mecanismos que fueron denominados:
apoyo financiero menor y apoyo financiero mayor.

El apoyo financiero menor consiste en el pago de transporte urbano e
interurbano para que los migrantes niños y adolescentes regresen
a sus hogares.

Asimismo, en la compra de alimentos básicos, productos agrícolas, telas, zapatos
y ayuda financiera para asistencia médica y funeraria, o gastos menores a los
1,500 lempiras.

Mientras que el apoyo financiero mayor podrá ser utilizado para un
microemprendimiento y propone un monto de diez mil lempiras en efectivo por
beneficiario.

Beneficiarios

En el documento se explica que existirá una priorización con las personas no
videntes o con condiciones médicas especiales, adolescentes embarazadas,
mujeres jefas de hogar y personas en situación de discapacidad.

Para optar al beneficio deberá acreditar la certificación de acta de nacimiento,
datos generales (domicilio, número de teléfono, edad), estar registrado en el
Centro Nacional de Información del Sector Social como migrante, tarjeta de
identidad de la madre, padre, representante legal o adulto responsable
Asimismo, la hoja antecedentes penales, policiales y arraigo domiciliario.

El apoyo financiero mayor podrá ser utilizado para un microemprendimiento y,
en este caso, deberá presentarse la solicitud correspondiente a la Dinaf por
medio de un reintegrador regional de esa dependencia, el cual hará un análisis
del caso a partir de la documentación presentada para aprobar o denegarla.