“TROGLIO” Apuntes por Armando Villanueva

0
104
Armando Villanueva

TROGLIO. Le cantaron las golondrinas al argentino de los leones por culpa de las águilas azules. La mayoría de la afición olimpista le da la bienvenida al anuncio y pide que vuelva Troglio.

ALMA. Hasta un santuario a la santa muerte le hallaron a Herlinda y, según un manuscrito que le encontraron, en sus plegarias pedía el alma de Sabillón, la del director de la chepa y, si no es mucho pedir, la de Xiomara Castro. “I can’t believe it”.

AGUA. Saludes les manda Aldanita desde el imperio y avisa que, en cuanto regrese, se pondrá vivo con el desmadre del agua en la capital. A ver, dijo el cieguito.

PATA. Ni el MP está contento con ese fallo sobre el culebrón de las chatarras móviles. Solo los aesejotas salieron brincando en una pata.

RANGO. Ajá, ¿y los cerebros de la estafa? Cómo es posible que Marco Bográn, que no tenía rango ni de ministro, le haya ordenado a Rocío el pago de 48 millones de verdecitos de un solo pencazo.

CICIH. Echaron a rodar en esas redes el globo sonda de que viene Iván El Terrible para Honduras, como jefe de la Cicih, y después salieron con la onda de que en los supermercados se acabaron los pañales desechables. No hallan qué inventar.

PICO. La bulla es que Iván El Terrible se echó al pico en Guatemala al exalcalde y expresidente Álvaro Arzú, quien no aguantó la persecución del colombiano y le dio un paro cardiaco.

BASES. Malestar en bases de Libre por el nombramiento de parejas en el gobierno. En esos chambres denuncian “patada y mordida” con los esposos Pineda-Vilorio, él como ministro del FHIS y ella como ministra de Turismo. Será.

MIGRA. También denuncian el caso del director de la migra y el de su “wife”, que fue nombrada viceministra de Planificación. Las bases se quejan porque, según dicen, son las que aguantaron las gaseadas.

CONTRA. Otra denuncia en contra de la ministra de Derechos Humanos por violación, precisamente, a los derechos humanos de sus subalternos.

BADER. Se le revolvieron los vendedores de las aceras a Bader Dip, el alcalde de la “jeiba”, y uno le gritó que se arrepentía de haber votado por él. Hombre, pero el edil está en lo correcto al recuperar los espacios que son de los peatones, no de los buhoneros.

PMOP. Denuncian que la “people” de a pie ya no aguanta los asaltos, porque parece que regresaron a la PMOP a sus cuarteles, que son los que medio le meten zorra a los delincuentes.