La nueva cara de Katie, un trasplante facial histórico

0
41

Katie Stubblefield una joven estadounidense acaparó portadas de los medios de comunicación en la década de los 2010, fue nombrada por National Geographic como la noticia e imagen impactante de esa década; su historia conmovió al mundo.

La trágica historia de Katie empezó en 2014 cuando vio unos mensajes románticos de otra chica en el celular de su entonces novio, por lo que tomó la fatídica decisión de dispararse en su rostro, pero algo salió mal o la vida le dio una oportunidad más.

Después del intento de suicidio, Katie lucho por su vida, sin embargo, su cara fue objeto de burlas, ella intentó reponerse pero su autoestima estaba lastimada.

Luego de más de 30 cirugías reconstructivas, los médicos sugirieron un trasplante de rostro; fue allí donde la fotógrafa de National Geographic Maggie Steber siguió a Stubblefield durante dos años y medio completos, capturando su vida cotidiana, ella misma le dio esta histórica portada a Katie en la revista Nat Geo.

 

Resultado de imagen para katie trasplante national geographic

A finales de 2016, Katie fue seleccionada para una lista de espera para un trasplante de rostro. Fue preparada física y psicológicamente para este proceso que literalmente cambiaría su vida.

Después más de un año de espera, Katie encontró un donante de rostro, específicamente en 2017. desde allí una preparación fuerte hasta el día de su operación. La donante fue Adrea Schneider, muerta por sobredosis de cocaína.

En agosto de 2018, Katie fue intervenida, su cirugía duró unas 30 horas, se dice que es el trasplante de rostro más exitoso de los últimos tiempos.

Cinco días después de su operación en 2018, Katie pudo caminar y se le miraba con su nuevo rostro, aunque inflamado, perfecto.

Sin duda Katie tuvo una segunda oportunidad para disfrutar de la vida, y a sus familiares.

8 meses y 23 días después del trasplante

Determinados a ayudar a Katie a llevar una vida lo más normal y plena posible, Robb y Alesia dejaron aparcadas las suyas durante más de cuatro años. Luchando contra el agotamiento, apoyándose en su fe en Dios, acompañan a su hija en sus infinitas citas médicas y sesiones de terapia. Nunca dejan de buscar maneras de mejorar la visión de Katie, entre ellas la posibilidad de un trasplante de córnea. A medio plazo piensan quedarse en Cleveland, cerca del hospital y los médico

Así luce Katie Stubblefield a los 23 años de edad (imagen tomada el 5 enero de 2020 por su padre). ¡Un verdadero milagro de Dios!.