Buenos Resultados: La ATIC arremete con ímpetu el "Crimen Organizado"

0
87
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Uno de los autores materiales que participaron en el crimen de Berta Cáceres

Honduras. Con apenas L170 millones al año, en 30 meses de desempeño, la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) tiene una bitácora de resultados que registra su eficacia y justifica su existencia. El problema es por dónde empezar a enumerar los logros, en el combate contra la delincuencia común y la organizada, y cómo priorizar los retos que enfrentan el Ministerio Público (MP) y su brazo investigador.
ATIC “desenreda la madeja” criminal
Solamente para hacer un registro de los resultados, correspondientes al 2016, se puede señalar el aseguramiento de cuentas, por un valor de dos millones 317,414 dólares y 45.1 millones de lempiras despojados al crimen organizado, incluidos entre ellos a narcotraficantes y pandilleros, que fueron golpeados con exitosas operaciones contra estos criminales.
Ese mismo año, aseguraron e incautaron 547 vehículos, 261 bienes, 475 cuentas y 54 sociedades mercantiles; 117 capturas, 359 allanamientos y 29 operativos.
Contra la corrupción, el Ministerio Público, a través de su agencia, también le entró al tema y los resultados, además de los casos ya judicializados en las cortes, donde el 99 por ciento de ellos tienen efectividad procesal. En esa tesitura, registran 117 capturas, 1,928 secuestros de documentos en instituciones públicas, 26 en inspecciones en alcaldías y 36 a instituciones públicas.

A los carteles les han asegurado los bienes y dinero que manejaban los capos.

OPERACIONES DE ALTO IMPACTO

Avalancha 1 y 2 forman parte de las operaciones de alto impacto para “destartalar” el brazo financiero de la Mara Salvatrucha (MS-13), golpearon sus recursos, producto de la extorsión y el narcotráfico, detuvieron a varios cabecillas, entre ellos un comisario de la policía y, recientemente, atraparon al contador del grupo criminal.
Con la Operación Justiciero le cayeron a la banda liderada por el alcalde de San Fernando de Ocotepeque, que el MP lo tiene procesado en los tribunales por los delitos de asesinato y asociación ilícita.
Uno de los presuntos lavadores del cartel de Sinaloa, de origen argentino, cayó en la Operación Malvinas; con la Operación Jaguar detuvieron a los imputados por la muerte de la dirigente ambientalista Berta Cáceres Flores.
La Operación Coyote le cayó a una organización criminal de trata de personas y la Aguán, a los bienes de Eliel Sierra Orellana y su núcleo de hombres de confianza, que actuaban como testaferros de Los Cachiros.
A la estructura criminal de la MS-13, en la capital le aplicaron la Operación Cazador; “Mesoamérica” fue contra la estructura criminal transnacional dedicada al tráfico ilegal de personas; “Medusa”, a los operadores de justicia vinculados a actos de corrupción, la “Shalom” fue dirigida a un caso emblemático de corrupción, por el que fue declarado culpable de tráfico de influencias el vicepresidente del Consejo de la Judicatura y la Carrera Judicial, Teodoro Bonilla.
Con la Operación Relevo lograron el aseguramiento de otros bienes del cartel de los Valle Valle y la captura del hijo de Luis Alonso Valle Valle, al igual que otros miembros de la organización criminal, cuyos cabecillas se entregaron a la justicia estadounidense.
“Sultan” le cayó a la organización criminal de Los Pinto, vinculados también a los Valle Valle; en la Operación Marcala detuvieron a los autores materiales e intelectuales del crimen de Lesbia Yanet Urquía Urquía.
La Operación Avalancha es uno de los planes insignes contra el crimen organizado y fue copiada en el Triángulo Norte, por la fiscalía de El Salvador, donde desarrollaron el modelo de la Operación Jaque.

La pandilla MS-13 en Tegucigalpa fue golpeada por la Operación Cazador.

CAPOS Y “TOROS”

En 30 meses de operaciones constantes, la agencia detuvo exitosamente a capos y “toros”. La decisión de crearla y darle un brazo investigativo al MP se concretó en el 2014, bajo la directriz del fiscal general de la República, Óscar Fernando Chinchilla, quien nombra al primer director de ATIC, a Ricardo Castro, un investigador de dilatada trayectoria en el ámbito criminal.
El decreto 379-2013 que fue publicado en el diario oficial “La Gaceta”, le da facultades al Ministerio Público para poner en funcionamiento la Agencia de Investigación Criminal, que se encargará de indagar sobre al menos 21 delitos, así como en casos emblemáticos.
La ATIC “nació” tras la publicación del decreto y su primera promoción contó con 97 agentes, certificados por EE UU, como investigadores el 6 de enero de 2015, aunque inicia operaciones, posteriormente, el 31 de julio del mismo año, conforma su segundo grupo de 108 agentes de investigación.
Sus agentes tienen gran potencial porque el equipo está conformado por historiadores, sociólogos, ingenieros, contadores, informáticos y licenciados en otras ramas, que han sido formados para la investigación criminal. Puede asegurarse, sin menoscabar la dignidad institucional, que la ATIC va camino a convertirse en una estructura como la del FBI en Estados Unidos, y la DLCN, que también tiene las mismas características de la agencia, sería como la DEA. Se parecen mucho a esos órganos de Estados Unidos, ya que ambas dependen del fiscal general y en Honduras, también.
El fiscal general de la República, Óscar Fernando Chinchilla, asume el MP con una mora acumulada de 58 mil casos de homicidios -solo para citar unos delitos- de los cuales solo el dos por ciento se resolvía, desde que le cercenaron su primera agencia de investigación. En ese sentido, las autoridades definen sus líneas de actuación, dándole prioridad al combate al crimen organizado y algunos casos emblemáticos de homicidios.
La primera operación que registran en esa línea fue el allanamiento a las bodegas de la empresa IMPEX Sociedad de Responsabilidad Limitada, en San Pedro Sula, Cortés, más de cuatro contenedores en cuyo interior contenían varios lotes de regletas rellenas de pasta de cocaína, provenientes de Colombia.

La jueza Liz María Núñez Cardona y otros abogados detenidos en la operación Medusa, por el caso Shalom contra Teodoro Bonilla.

2 OFICINAS ATIC Y DLCN

Con pocas oficinas, concentran su personal en Tegucigalpa y San Pedro Sula, pero las dos agencias del MP, porque también se incluye a la de más antigüedad, como la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN), el trabajo conjunto permite golpear a un gigante que operaba a sus anchas, durante décadas: el narcotráfico y el crimen organizado.
El personal de las agencias investigativas del crimen está comprometido con el combate a la impunidad, además es continuamente certificado, sometido a las pruebas de confianza bajo los métodos rigurosos disponibles, con la cooperación de la embajada americana. El personal de ATIC y DLCN está certificado por las agencias de Estados Unidos y quien no supera las pruebas es despedido.
Recientemente, un grupo de detectives de ATIC ocupó los primeros lugares en el curso SWAT en Estados Unidos.

ABRIR OFICINAS EN 3 REGIONALES

De acuerdo a un informe, el MP enfrenta grandes retos en este momento, aunque la nueva gestión le haya imprimido una nueva dinámica; la necesidad de ampliar las agencias de la ATIC y DLCN es impostergable para duplicar los resultados y disminuir la impunidad.

Uno de los autores materiales que participaron en el crimen de Berta Cáceres

Aunque pareciera que el fiscal general de la República carece del fundamental apoyo de más arriba -quien tiene la chequera del Estado- se ha planteado la apertura de nuevas regionales. Mientras la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) tiene 1,200 millones de presupuesto, ATIC recibe L170 millones, con la última ampliación aprobada por el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, quien le dijo al fiscal Óscar Chinchilla que esa ampliación fue decisión suya, no del Poder Ejecutivo.
Si se amplía el presupuesto a la ATIC, los recursos se podrían destinar en parte en tecnología, ampliar la investigación en más casos de corrupción, delitos cibernéticos, crimen organizado y homicidios.
Se necesitan 300 agentes más para cubrir tres regionales donde todavía no ha llegado ATIC en ciudades como: Danlí, La Ceiba, Comayagua, Olancho y Choluteca. En el caso de Danlí pidió en cabildo abierto la presencia de la agencia técnica. Actualmente, hay 252 agentes en las calles de Tegucigalpa y San Pedro Sula, hay 97 agentes listos para ingresar al curso.
Hasta el momento, no se reportan “manzanas podridas” coludidas en el crimen. Cada seis meses los agentes son evaluados y en el futuro, ATIC debe ser una agencia élite, que no debe mezclarse con otras dependencias investigativas aún contaminadas y que operan con estándares mínimos de seguridad interna.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here