Economistas: “impuesto aplicado a combustibles sólo costea gastos excesivos del gobierno”

0
198
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Unos 14 mil millones de lempiras al año recauda el gobierno con el impuesto aplicado a los combustibles, de los cuales sólo le pasa al Fondo Vial unos 100 millones, según economistas nacionales.

Cabe señalar que ese impuesto es el mismo que se le conoce como aporte vial. El cual serviría para mantener las carreteras nacionales, dinero que sería transferido al Fondo Vial para que pudiera realizar dicha labor.

Entonces, la pregunta es ¿qué se hace con el resto de los recursos captados? ¿por qué se cobra ese impuesto si la mayoría de las carreteras están concesionadas a empresas internacionales?

Claudio Salgado, economista hondureño, aseguró que con esas medidas adoptadas el gobierno no gasta en la reparación de carreteras porque fue a través de préstamos o a través de la concesionara  que se sacan los fondos para la construcción de las carreteras, lo cua, convierte en negativo ese impuesto aplicado a los carburantes. Eso, porque no es utilizado para los fines previstos.

En ese contexto surgen las dudas de la transparencia del dinero recaudado con el impuesto a los combustibles.

Salgado se preguntó que hace el gobierno con los otros 13 mil millones restantes que no llegan al Fondo Vial. Lo anterior, deja ver que esos recursos se destinan a otros fines y no a las carreteras.

En ese sentido, Salgado dijo que la situación se agravó cuando en el 2013 se agregó otro impuesto a parte del impuesto al aporte vial. Ese otro impuesto establecido fue de 25 centavos de dólar por cada galón de combustible. “Eso fue fatal, dicho impuesto es aparte del impuesto que ya estaba establecido”, indicó.

Salgado: “En el país se paga doble impuesto para el mantenimiento de las carreteras”

Salgado explicó que la base para implementar dicho impuesto solamente es recaudar ingresos para sufragar los gastos excesivos del gobierno, gastos que se dan en rubros que no son prioritarios. Uno paga ese impuesto, además está lo que se paga por la matrícula del vehículo. Entonces, uno paga doble impuesto, sólo que a uno le llaman tasa de matrícula que es distinta a la tasa que se paga en la alcaldía, eso sobrecarga a las personas que tienen vehículos.

Asimismo, el entendido en el tema dijo que esos impuestos no están escritos en piedra. Por lo que cabe la posibilidad de que puedan ser eliminados. Lo único sería es que el gobierno tendría que buscar otras fuentes o reducir sus gastos no prioritarios.

También, podría ser la eliminación de las exoneraciones fiscales. Lo cual compensaría esos 14 mil millones que se dejarían de percibir por la eliminación del impuesto a los combustibles.

“Las exoneraciones andan alrededor de los 37 mil millones de lempiras anualmente, con que se quite la mitad, serían 18 mil millones, con eso no habría necesidad de cobrar impuestos a los combustibles”, consideró.

Mal ejemplo del gobierno al aplicar impuestos dolarizados

De igual forma, Salgado expresó que el gobierno dio mal ejemplo al aplicar impuestos dolarizados a varios servicios, como por ejemplo, la tarifa de energía eléctrica que está con base al tipo de cambio. El peaje que también está a base del tipo de cambio y la tarifa aeroportuaria que también está dolarizada.

“Es un mal ejemplo del gobierno porque como está diciendo él que es prohibido negociar en dólares, cuando él es uno que establece ese tipo de impuestos. El gobierno dice que no hay incremento de impuesto pero anualmente si lo hay con la devolución. Los impuestos se incrementan por el tipo de cambio. Entonces, todos los servicios que están dolarizados elevan los costos.

¿Qué opinión merece esa propuesta de los transportistas de bajarle 23 lempiras a los combustibles?

A criterio de Salgado, dicha rebaja retribuiría el poder adquisitivo a la población.

“Hace que algunos empresarios no lo utilicen como pretexto para aumentar los precios. En el caso como la energía eléctrica y los precios de los combustibles. Entonces, eso daría mayor disponibilidad, mayor poder adquisitivo para la población y no habría incremento para algunos productos”, aseguró.

En ese sentido, el economista, señaló dicha rebaja sí sería de ayuda para todo el pueblo Hondureño en general. Siempre y cuando se transfiera verdaderamente.

A efecto de eso, mencionó que se tendría que ver si el gobierno no hace la jugada de bajarlo  y luego incrementarlo con las próximas variaciones del mercado petrolero.

Salgado comentó que en el país quien establece el precio de los combustibles son las trasnacionales y no el gobierno.

“Honduras no tiene una fuente de información fidedigna del cual tomar referencia de los precios. Sino que son las transnacionales las que le dicen a Honduras cuál debería ser el precio o cuál es el precio de venta para Honduras. Las trasnacionales consideran que Honduras no es un mercado atractivo que  demandé bastantes petróleo. Sino que con un barquito se llena toda Centroamérica. Entonces, le ponen un precio de castigo a Honduras lo cual ronda los cinco centavos de dólar”, explicó el entrevistado.

Salgado indicó que el negocio de los combustibles es una cadena donde no solo gana el gobierno. Sino que también gana el distribuidor que está en Puerto Cortés, el gasolinero, y el transportista que lo mueve.

“Es una cadena bastante larga. El promedio que gana el gobierno anda de 30 lempiras por galón. Entonces cada vez que se pagan 100 lempiras, 30 lempiras son para el gobierno y lo demás son para las otras cadenas, a eso también se agrega la devaluación”, finalizó.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.