45.3 millones de lempiras costó el fracaso de Jorge Luis Pinto con la Selección de Honduras

0
82
BELO HORIZONTE, BRAZIL - JUNE 24: Head coach of Costa Rica Jorge Luis Pinto gestures during the 2014 FIFA World Cup Brazil Group D match between Costa Rica and England at Estadio Mineirao on June 24, 2014 in Belo Horizonte, Brazil. (Photo by Jean Catuffe/Getty Images)
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Fue, seguramente, el último de los grandes “caprichos” que Rafael Leonardo Callejas les cumplió a sus tres nietos Eduardo, Lisandro y Ricardo: contratar a Jorge Luis Pinto para la Selección de Honduras.

Es 23 de diciembre de 2014 y el presidente de la Federación de Fútbol de Honduras (Fenafuth) vive sus últimos meses en el poder; se entregará voluntariamente a la justicia de Estados Unidos casi un año después, acusado en el FIFAgate junto a 41 personajes más de “secuestrar” el fútbol durante 24 años…

Lo hizo realidad

“Debo confesar que los tres principales promotores de la llegada de Pinto son mis nietos”, declara Rafael Callejas a la prensa el día de la nada fastuosa presentación del quinto mejor entrenador de 2014 en las oficinas de Banco Ficohsa.

Pero para llegar a ese día, Callejas tuvo que sacar el mejor negociador que lleva
dentro. Después de la inesperada enorme actuación de Jorge Luis Pinto con
Costa Rica en el Mundial de Brasil 2014 (eliminado en cuartos de final ante
Holanda en un cruce que se definió en los penales), el DT de San Gil, Santander,
Colombia, dio un paso al costado el 25 de julio de ese mismo año al
denunciar deslealtad de su cuerpo técnico y algunos de los jugadores
referentes.

¡Clinc! Era el momento exacto para actuar. Luego de varias reuniones en Miami,
precisamente la ciudad en la que el expresidente de Honduras entre 1990 y
1994 lucha contra la leucemia mientras espera en libertad bajo fianza la condena
prevista para ser leída el 12 de septiembre de este año, Rafael Callejas pudo
convencer a Jorge Luis Pinto de no aceptar una propuesta de 250,000 dólares al mes que venía del fútbol árabe.

Sin embargo Rafael Callejas tuvo que revisar las hojas de su agenda telefónica
para conseguir el apoyo de sus amigos empresarios y hacer realidad el
sueño de sus tres pequeños nietos.

Aunque no lo decía abiertamente, la Fenafuth estaba en quiebra y apenas
sobrevivía con el respaldo de los patrocinadores, los únicos capaces de aportar la
plata para que Jorge Luis Pinto volteara sus ojos a la Honduras que ya había
dejado sin un mundial (el de Alemania), en el 2004 dirigiendo a los “Ticos”.

Finalmente el 2 de enero de 2015 Rafael Callejas y Jorge Luis Pinto
pusieron las firmas a la hoja de contrato de prestación de servicios profesionales
técnicos para que el colombiano dirija a Honduras en el camino al Mundial de
Rusia 2018 y rumbo a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Y ochenta y seis días después de su última conferencia como entrenador de la
Bicolor (“no le fallé a Honduras, la palabra es no le cumplí”, dijo en la Casa del
Fútbol) la Unidad Investigativa de EL HERALDO pudo tener acceso al
documento que rubricaron Callejas y Pinto.

Por primera vez un medio de comunicación ofrece los detalles de un vínculo
que con el paso de los años se fue transformando en objeto de críticas de un
sector de la prensa y la población en un país eminentemente futbolero donde 3.7
millones de personas sobreviven con menos de 47 lempiras diarios,
según los datos del Foro Social de Deuda Externa y Desarrollo de Honduras
(Fosdeh).

Rafael Callejas lograba su objetivo: traer a Honduras al cuarto entrenador
de primer nivel para dirigir a la Selección de Honduras, tras Luis Suárez,
Reinaldo Rueda y Bora Milutinovic…

¿Qué ofreció Callejas?
“Por el desempeño adecuado y eficiente en la prestación de sus servicios
profesionales -se lee en el contrato-, el entrenador recibirá en concepto de su
pago mensual la cantidad de 50,000 dólares mensuales durante el período
de enero de 2015 a diciembre de 2015”.De acuerdo a la fluctuación del dólar
mes a mes, Jorge Luis Pinto recibió solamente en 2015 la suma neta de
13,188,205 lempiras.

El colombiano debutó el 4 de febrero de 2015 con una derrota 2 a 3 ante
Venezuela en San Pedro Sula y con una gran actuación de Andy Nájar logró
superar en el Estadio Olímpico una dura derrota por 3 a 1 en Guayana Francesa
para clasificar a la Copa Oro con un 4-3 global.

¡Uf! Por un pelito no clasifica a disputar su primera Copa Oro, la edición de 2015
en donde sufrió su primera humillación: perdió con Estados Unidos y Haití y
empató con Panamá. “El error que cometimos como prensa deportiva fue no
pedir la cabeza de Jorge Luis Pinto en ese mismo momento. Era la fecha
indicada, porque el proceso apenas iniciaba”, lamentó después de la eliminación
del Mundial de Rusia el analista Mauricio Kawas, director de Todo Deportes.

Y aunque las críticas empezaron a arreciar, Jorge Luis Pinto nunca tuvo un
ambiente pesado como, por ejemplo, el que vivió su compatriota Juan
Carlos Osorio en el Tri mexicano, que recibe un promedio de 27.6 millones de lempiras por año y clasificó caminando al Mundial 2018.

Sesenta mil para 2017
Terminó 2015 con el fin del laboratorio y el inicio de los juegos de verdad, los que
empezaban a marcar el destino a Rusia. De visita en Canadá y de local ante
México, la Selección de Honduras perdía dos veces y las preocupaciones del
hincha aumentaban casi paralelamente al incremento de salario que recibía el
mejor entrenador de la Concacaf de 2014: de 50,000 pasó a ganar 55,000
dólares mensuales, según lo pactado por Callejas.

De enero a diciembre de 2016 la cuenta de Jorge Luis Pinto recibió una
inyección equivalente a 15,103,434.5 lempiras. Para entonces Rafael Callejas
ya era historia (se entregó voluntariamente a Estados Unidos el 14 de diciembre
de 2015), pero el contrato con Jorge Luis Pinto seguía vigente; la Comisión
Normalizadora que la FIFA designó en enero de 2016 para reorganizar a la
Fenafuth (bajo las órdenes de Jorge Salomón) no tuvo más que seguir cumpliendo las cláusulas aunque el equipo apenas mostraba mejorías en la doble
fecha de marzo ante El Salvador, cuando emergieron las figuras de Romell
Quioto y Alberth Elis.

Desde mayo hasta septiembre se vivió una especie de luna de miel con Jorge Luis
Pinto luego de una decente derrota en Argentina, el famoso cuarto puesto en
los Juegos Olímpicos y la clasificación al hexagonal final gracias a su mejor
demostración táctica: el 0-0 contra México en la Ciudad de México.

Pero en 2017, año para el que Jorge Luis Pinto llegaría a devengar
60,000 dólares por mes, el proceso de la Selección de Honduras se volvió
intermitente, con muchos amistosos de poca monta (El Salvador, Nicaragua,
Belice o Jamaica), una nueva decepción en Copa Oro (clasificó a cuartos de final
sin hacer un gol, apenas sacando provecho de un partido ganado en la mesa a
Guayana) y un eliminatorio en el que caminó en la cornisa con los ojos vendados.

Estados Unidos le hizo seis goles y Kendall Waston (a quien dejó fuera de la lista
de Brasil 2014) lo condenó a la repesca, una vez que Romell Quioto se convirtiera
en salvador ante los mexicanos. En el repechaje Australia fue el verdugo de la
Selección de Honduras.

Terminó la pesadilla para la Selección de Honduras en la helada Sidney con un
total de 45,393,378.5 lempiras en la cuenta del seleccionador de Honduras.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here